Cala de Salada se destaca por su arena dorada y aguas cristalinas, contando con un poco más de doscientos metros de extensión y está ubicada a una media de quince minutos en coche desde San Antonio. Al llegar a la cala, veremos que está rodeada de un entorno verde y con poca urbanización.

Este destino es el favorito de muchos turistas y residentes pues no se puede llegar por barco por lo que no veremos embarcaciones llenas de viajeros, solo botes o yates, además, está rodeada de colinas adornadas por pinos y cuenta con un camino que nos invitará a explorar las zonas colindantes a la cala.

Cómo llegar

Para llegar a Cala Salada, playa considerada como una de las mejores de España, debemos seguir las señalizaciones en el área norte de San Antonio tomando la carretera PM-812 en dirección a Santa Agnes.

Después de dos kilómetros, debemos seguir el desvío de la izquierda y comenzar a descender hacia la costa. Se recomienda bajar la velocidad al llegar ya que la bajada de la playa es pronunciada. No podremos aparcar al borde de la carretera pero si encontraremos aparcamiento muy cerca de Cala Salada, desde aquí tendremos que caminar hasta la playa por una ruta bien señalizada.

Qué ver

Si queremos explorar los alrededores de Cala de Salada, podemos seguir el desvío en la carretera a la derecha antes de seguir la señalización a la playa y seguir el camino de arena. Después, cuando el camino termine deberemos seguir a pie hasta llegar a la cueva de Ses Fontanelles. Desde aquí tendremos una impresionante vista de los acantilados.

Además, encontraremos otras calas como Cala Gracioneta, Cala Gració y Playa San Antonio, a 2.2, 2.2 y 4 kilómetros, respectivamente. Y, si lo que buscamos es diversión nocturna, a menos de cuatro kilómetros de Cala de Salada se encuentra Es Paradis, una de las discotecas pioneras en Ibiza y uno de los clubs al aire libre más populares.