Si estamos buscando donde pasar el fin de semana en esta época de verano, playa de Barayo en Asturias tiene todos los ingredientes necesarios para garantizarnos una experiencia de ensueño. Desde el corazón de Barayo es posible disfrutar de un día tranquilo, contemplativo y refrescante, acompañados de un horizonte del mar que se extiende en una longitud de casi setecientos metros.

Esta playa está ubicada en la desembocadura del río Barayo donde se conforman un grupo importante de dunas y marismas que son conocidas como la Reserva Natural Parcial. Es por estas características que Barayo cuenta con una diversificada avifauna, razón más que suficiente para aventurarnos a conocer los escenarios naturales que tiene para ofrecernos.

El valor ecológico y paisajístico de esta playa asturiana es sobresaliente al comprender ambientes naturales en preservación como bosques, matorrales y acantilados. Aunque Barayo no solo es espacios naturales ya que cuenta con diferentes centros y locales para el entretenimiento, desde restaurantes, bares de tapas, chiringuitos y cafeterías hasta espacios para la práctica de deportes acuáticos y terrestres como el snorkel y el trekking. Por la noche contaremos con discotecas, bares, pubs y espectáculos musicales en vivo para nuestro ocio.

Finalmente, es importante indicar que en Barayo no contaremos con servicios de aseo, alquiler de sombrillas/hamacas/tumbonas y teléfonos públicos; además, si llegamos en coche el aparcamiento más cercano se encuentra a unos tres kilómetros de distancia.