Históricamente, el origen de la libra esterlina se remonta a los años 730-745, cuando se empleaba como moneda la sceatta (sceat en singular), que era una pequeña moneda de plata de 1,3 g de peso. Tienes más información en: “La moneda del Reino Unido: la libra esterlina“.

Tienes más información en: "La moneda del Reino Unido: la libra esterlina".