El Koricancha o Templo del Sol fue uno de los más importantes que existió en la época de los incas. Fue dedicado a rendir culto al dios sol y en su interior habitaba el Willaq Umu (sacerdote principal). El inca Pachacutec ordenó su construcción en el Cusco, luego de su victoria sobre los chancas en el año 1438.

Exteriores del Koricancha

Su frontis, trabajado en las piedras más finas tenía una banda continua de oro puro de una palma de alto y estaba ubicado a tres metros del suelo. Se le llamó el recinto de oro y en su interior también había espacios dedicados a rendir culto a otras deidades. Estas deidades estaban representadas en finas esculturas de oro y plata. Lamentablemente, todo ello fue saqueado durante la conquista española.

Koricancha

Este templo no fue el más grande ni el más suntuoso que hayan construido los incas, pero, su importancia radicaba en que era dedicado al culto del Sol.

Templo Inca Koricancha

En el año 1540 se construyó sobre este templo el Convento de Santo Domingo, el más antiguo de América Meridional. Por ello, en la actualidad este es un lugar donde se puede apreciar la combinación del arte arquitectónico de los incas y los españoles.

El Koricancha

Para visitar el Templo Sagrado de Koricancha puedes acceder al mismo desde la Plaza de Armas por el Callejón de Loreto (Intiqhicllu). Por esta ruta irás por una plaza alargada donde está la iglesia de Santo Domingo.

El Koricancha

Intersección Av. El Sol y calle Santo Domingo.

Horario de visita:
Lunes a sábado de 8:00-17:00 hrs.