Kamakura está ubicada en Kanagawa, a cincuenta kilómetros al sur de Tokio. La principal característica de esta metrópoli es que ofrece a los viajeros muchas atracciones ligadas a la vida espiritual y religiosa de la cultura japonesa.

Entre los principales atractivos turísticos de Kamakura tenemos:

Templo de Kotokuin. Lugar donde podremos visitar la estatua del Gran Buda de Kamakura. Este monumento tiene trece metros de altura y pesa más de cien toneladas. Más allá de su tamaño, esta estatua genera gran interés debido a que se encuentra a la intemperie y ha soportado estoicamente todo tipo de catástrofes como tormentas, terremotos y tsunamis. Otros templos de interés que podremos encontrar son Engaku-ji, Kenchō-ji y Hase-dera.

Santuarios Kamakura-gu y Tsurugaoka Hachiman. Se caracterizan por su arquitectura tradicional y por poseer muchas esculturas con centenares de años de antigüedad.

La naturaleza también es importante en la ciudad de Kamakura. Esta urbe se encuentra rodeada de formaciones rocosas y montañosas. Es prácticamente una fortificación natural ya que está encerrada entre el mar y el resto del país por las mencionadas cadenas de montañas.

Por último, cabe destacar que los turistas pueden disfrutar del descanso costero en las playas de la ciudad, que, durante los días más calurosos del año, suelen estar atestadas por personas que buscan desconectarse del bullicio y el agobio de la gran ciudad.