La Fuente de Neptuno es una de las maravillas que no debemos dejar de ver en los Jardines de Boboli de Florencia.

Foto: sailko