China es uno de los países más grandes y poblados del mundo, además de, uno de los más visitados por sus atractivos turísticos de índole histórico, cultural, artístico y místico. Dentro de los espacios místicos que encontramos en China ubicamos los destinados a la religión China.

La religión tradicional China se constituye como un conjunto de creencias ancestrales cuyo origen aún hoy resulta incierto, pero, aún así, sabemos que los orígenes de la religión China ha sido resultado de la influencia de diferentes tendencias religiosas como las islámicas, budistas, taoístas, católicas y protestantes. Siendo desde sus inicios un conglomerado de mitos y cultos establecidos fundamentalmente en la adoración politeísta a los dioses naturales, el culto a la muerte y la veneración de los antepasados.

Una práctica importante de la religión China que proviene desde sus inicios es el culto a los antepasados. Los antepasados son considerados poseedores de grata experiencia y una de las principales vías para la explicación y entendimiento de cuestiones complejas, como la muerte. Por ello, los antepasados eran y son venerados mediante la puesta en escena de ritos especiales, sacrificios y banquetes, todos ellos llevados a cabo en un templo específico.

Otro punto importante de la religión China es la muerte comprendida como una réplica de la vida sobre la Tierra, ya que a cada individuo, en el momento mismo de la defunción, se le atribuían diversas almas, las cuales le quedaban dentro del cuerpo y le permitían continuar con una existencia, aunque ahora bajo tierra.

Por último, vale aclarar que, en la actualidad, la religión tradicional china cuenta con cientos de millones de partidarios, y aunque ninguna religión es la dominante, el budismo es la religión que cuenta con la mayor cantidad de adeptos.

Finalmente, hemos seleccionado el artículo anterior y siguiente del bloque "Religiones del mundo" para que puedas seguir la lectura: