En Roma hay más de 900 iglesias. La cuenta es sencilla, podríamos pasar un año entero viendo alrededor de dos iglesias y media por día. Algo maravilloso, puesto que cada una de ellas es un tesoro artístico-arquitectónico, pero bastante improbable de realizar, salvo que vivas allí.

Santa María in Trastévere

Por eso es que para conocer al menos algunas de ellas, deberíamos plantearnos cuáles son las más representativas.

Iglesia Santa Bárbara dei Librai

En el Medievo y el Renacimiento, los peregrinos que quisieran gozar de indulgencias plenarias debían visitar las siete iglesias de peregrinación que están asociadas a importantes santos y reliquias. Eran las cuatro Basílicas Patriarcales: San Pedro, San Juan de Letrán, Santa María Mayor y San Pablo Extramuros, junto con las tres iglesias de la Via Appia: San Lorenzo Extramuros, Santa Cruz de Jerusalén y San Sebastián. Solamente visitando estas siete tendrás una muestra.

Iglesia Sant'Ivo alla Sapienza

Pero para ver las obras de Miguel Ángel, se impone ir a San Pietro in Vincoli, la Basílica de San Pedro y la Iglesia de Santa María sopra Minerva.
Lo mejor de Bernini está en las iglesias de Santa María de la Victoria, en Largo Santa Susana, San Francesco a Ripa y Sant’Andrea al Quirinale, en Via delle Quattro Fontane, la Basílica de San Pedro, y el exterior de Santa María sopra Minerva.
Para ver Caravaggio, visita Santa María del Popolo, Sant’Agostino, en Via della Scrofa, y San Luigi dei Francesi, en la plaza del mismo nombre.

Iglesia Santa María della Pace, Roma

Solamente hemos nombrado algunas de las más importantes, pero no dejes de entrar en las que encuentres a tu paso. Todas esconden leyendas increíbles.