Los hoteles en China son muy numerosos, por lo que es raro que no encuentres uno para alojarte. Sin embargo, si quieres conseguir uno de buena calidad es vital reservar con tiempo. Internet y tu tarjeta de crédito pueden ser herramientas convenientes y rápidas, pero no muchos hoteles usan tarjetas de crédito —particularmente los más pequeños y baratos. Estos generalmente piden pago en efectivo con un depósito de seguridad. Algunos permiten reservar y pagar en efectivo ya en el hotel. Recuerda siempre llevar la hoja de confirmación de la reservación.

Hoteles de 3 a 4 estrellas son muy cómodos y no muy caros. Los precios por habitación van de ¥150 (17 euros) a más de ¥300 (34 euros), dependiendo del lujo. Todos suelen tener estándares occidentales, con baños privados con toallas y otros objetos complementarios. Los desayunos pueden estar incluidos o se puede comprar un vale por alrededor de ¥10 (1.10 euros). Las cadenas más comunes y conocidas son JJ Inn, Rujia Home Inn y Motel 168.

Los hoteles más lujosos suelen pertenecer a cadenas internacionales como el Marriot, Hyatt o Shangri-La. Estos pueden costar miles de yuanes por noche. Por ejemplo, hay suites en Shangai que cuestan ¥10,000 (1,137 euros) por noche. Algunos hoteles en el rango de ¥400-700 (44 a 74 euros) como el Ramada o el Days Inn suelen bajar sus precios si es temporada baja.

Cabe señalar que los precios en China siempre son negociables, incluso en los mejores hoteles. Nunca dejes de preguntar cuál es el menor precio. Quedarse varios días juega a tu favor. Todas las técnicas de negociación son inútiles durante la temporada alta, cuando los precios se disparan y las habitaciones escasean.