Visitar Roma es una excelente idea para los amantes de la historia y la arquitectura. Es una ciudad ideal para visitar en cualquier momento del año. En esta guía turística en español encontrarás consejos útiles, así como los lugares imprescindibles e itinerarios más recomendados de la ciudad.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Información

Los antecedentes históricos del turismo nos llevan a la Roma Imperial, pues fue uno de las primeros lugares en los que se comenzó a practicar. Por ello, no es extraño que el turismo sea uno de los grandes pilares de Roma, ya que cada año recibe a casi 9 millones de visitantes.

Los requisitos para visitar Italia varían dependiendo del lugar de origen. En el caso de España, tan sólo es necesario el DNI, pero otros países como Colombia necesitan pasaporte, mientras que otros deben solicitar un visado también. Para saber más, visita el siguiente artículo: Consejos, documentación y requisitos para viajar a Italia.

Si decides visitar Roma y quieres conocer la ciudad de la mejor manera posible, debes saber que hay una gran cantidad de guías turísticos en español. Incluso algunos son gratis y se mantienen a base de propinas. Por lo tanto, podrás conocer Roma sin saber italiano.

Es buena idea visitar la ciudad en familia, ya que es un destino que resulta interesante a los niños y adolescentes. Además, los menores de 9 años entran gratis en el transporte público, así como en algunos museos.

Si viajas con bebé, debes tener en cuenta que las calles son empedradas y algunas zonas de difícil acceso, por lo tanto, es recomendable no llevar carrito. En cuanto a las personas mayores y minusválidos, también pueden tener alguna dificultad, pero existen itinerarios especiales, así como autobuses adaptados.

Tampoco hace falta que dejes a tu mascota en casa, ya que está permitido alojarse con perro en algunos hoteles. Asimismo, éstos pueden ir en el metro, siempre que sean de pequeño o mediano tamaño y tengan su propio billete. Desgraciadamente, no pueden acceder a los museos y atracciones.

Roma es un destino muy solicitado, por lo tanto las grandes agencias de viaje, como Halcón Viajes o Nautalia, ofrecen interesantes viajes programados. No obstante, también es fácil organizar el viaje para ir por libre.

Debes saber que en Roma se paga una tasa de turismo, la cual es de 3€ por noche si te alojas en un hotel de cuatro o cinco estrellas y de 2€ si lo haces en uno de inferior categoría.

Pese a que sea una ciudad relativamente cara, ya que es la capital del país y un importante centro turístico, es posible viajar con poco dinero, e incluso de mochilero, ya que hallamos una buena oferta de hostales y establecimientos low-cost.

En cuanto al transporte, Roma cuenta con metro, autobús y tranvía. Los turistas pueden adquirir la tarjeta Roma Pass, con la que es posible utilizar el transporte sin límites. Su precio es de 28€ para 48 horas y de 38,5€ para 72. Además, incluye descuentos y pases a museos.

A lo largo del año 2016, Italia sufrió algunos terremotos. No obstante, ninguno provocó daños en Roma, por lo que se puede seguir viajando a la capital con total seguridad.

Las opiniones de la gente que ya ha visitado la ciudad son positivas. Destacan la gastronomía y los monumentos históricos, ya que es un destino con un importante patrimonio, por lo que algunas personas la prefieren por delante de otras capitales como París o Londres.

Si quieres recibir información en España, puedes acudir a la Oficina de Turismo de Madrid, la cual se localiza en la calle Serrano, 120. En Barcelona no hay sede y el único edificio oficial es el Consulado General, el cual está en la calle Mallorca, 270.

No obstante, puedes informarte a través de su página web oficial haciendo clic en este enlace. Además, hay diferentes aplicaciones (app) para tu móvil, entre las que destacan “Roma È” e “I Nasoni Di Roma“. También hay diferentes guías en formato ePub, ideales para llevar en tu eBook.

En el siguiente mapa turístico puedes observar la localización del Coliseo de Roma, así como los atractivos cercanos y las conexiones de metro. Puedes adquirir uno en las oficinas de turismo de la ciudad o en la página web oficial de la que te hemos hablado.

Qué ver y hacer

Roma está llena de edificios de gran valor, tanto para los amantes de la historia como para los de la arquitectura. Aunque es difícil elegir unos pocos, aquí tienes los 10 lugares turísticos imprescindibles en tu primera visita a la ciudad.

Coliseo

Es el edificio más famoso. Fue construido en el siglo I, y se utilizó durante casi 500 años. Tenía un aforo de 50.000 personas y se realizaban luchas de gladiadores.

Su horario de cierre varía mes a mes, pero el edificio se abre cada día a las 08:30. El precio para los adultos es de 12€ y, para los jóvenes de la Unión Europea de entre 18 y 24 años, de 7,5€. Para los menores de 17 de la Comunidad Europea, la entrada es gratuita.

Foro Romano

Son los restos de la zona central del Imperio Romano. En esta parte se encontraban el mercado, los lugares de culto y las instituciones gubernamentales.

Entre sus edificios destacan el Arco de Tito y la Via Sacra, un camino que cruza el Foro y llega hasta el Coliseo.

Plaza Navona

Es una plaza llena de esculturas, fuentes e importantes edificios. La fuente más destacada es la de los Cuatro Ríos, construida por Bernini. Hasta el S. XIX, en verano se inundaba la plaza para convertirla en el llamado “Lago de la Plaza Navona”.

Panteón de Agripa

Es un gran templo de planta circular construido en el siglo II, en el que se aplicaron importantes innovaciones arquitectónicas. Destaca su gran cúpula. En él está enterrado el rey Victor Manuel II.

Su entrada es gratuita y abre todos los días: de lunes a sábado de 8:30 a 19:30 y los domingos de 09:00 a 18:00. Por lo tanto, tiene un horario amplio, perfecto para los turistas.

Fontana di Trevi

Destaca por sus dimensiones, ya que tiene cuarenta metros de ancho. Es la fuente más monumental del Barroco. Se encuentra en el que era el final de un importante acueducto de la ciudad.

La fuente está encabeza por una escultura de Neptuno sobre una carroza guiada por dos tritones. Los turistas tiran a ella de una a tres monedas, lo que hace que cada año se recojan de su interior alrededor de un millón de euros.

Plaza España

Es una de las plazas más bonitas de Roma. Se ubica en el barrio con las mejores calles para ir de compras: Campo Marzio. Impresiona su larga escalinata, en la que los turistas y locales acostumbran a sentarse. En ella, incluso tiene lugar un desfile de moda.

En el centro de la plaza encontramos la Fuente de la Barcaza, también realizada por Bernini, esta vez con ayuda de su hijo, Gian Lorenzo Bernini.

Ciudad del Vaticano

Pese a estar en el interior de Roma, desde 1929 se trata de un estado independiente. El Vaticano es la sede de la Iglesia católica. Tiene un total de 900 habitantes y el 20% de su territorio lo ocupa la Plaza de San Pedro.

Esta plaza es el centro de la Ciudad del Vaticano. En ella se colocó un gran obelisco proveniente de Egipcio. Sus medidas son de 320 metros de longitud y 240 metros de ancho.

Está rodeada de columnatas, en las que podemos encontrar un total de 140 estatuas elaboradas por Bernini. Desde aquí se accede a la Basílica de San Pedro. Además de las grandes construcciones, sus jardines son preciosos. Es un lugar de peregrinación y el centro del turismo religioso.

Monumento a Victor Manuel II

Esta gran construcción de mármol, terminada a principios del siglo XX, mide 135 metros de ancho y 70 de alto. Siempre ha sido fuente de debates, debido a su contraste con los monumentos cercanos.

Este grandioso monumento también es conocido como el Altar de la Patria. En él se encuentra la tumba a un soldado desconocido en la que se encuentra una llama de fuego que nunca se apaga.

A 450 metros localizamos la Columna de Trajano, un monumento de 38 metros de alto y 40 toneladas de peso. En ella se narran dos victorias contra los dacios conseguidas por el emperador Trajano.

Plaza del Campidoglio

Esta plaza fue diseñada por Miguel Ángel. En el centro se encuentra la estatua ecuestre de Marco Aurelio. Para acceder a ella se tiene que subir una escalinata conocida como “La Cordonata Capitolina“.

Basílica de San Pedro in Vincoli

En su interior se encuentra una de las esculturas más importantes de la historia del arte, el Moisés de Miguel Ángel, el cual corona el mausoleo del papa Julio II. Este Moisés tiene cuernos en la cabeza, hecho que se dice que fue provocado por un error de traducción.

Otros atractivos y actividades

Si es tu segunda visita a la ciudad, o quieres descubrir un lugar no turístico, que casi nadie ve, te recomendamos ir al Jardín de los Naranjos, el cual se localiza en el Monte Aventino, una de las siete colinas que conforman Roma. Desde aquí hay unas vistas privilegiadas, ideales para disfrutar el atardecer.

Otro atractivo poco conocido es la Pirámide Cestia, construida en el año 12 a.C. Se trata de una pirámide de estilo egipcio que mide 36 metros de alto y 30 de ancho y que alberga la tumba de un pretor, un alto cargo del imperio romano.

Asimismo, atrévete a visitar la Boca de la Verdad y meter la mano en ella. Es una escultura de mármol en forma de máscara gigante. Según la leyenda, cuando a alguien se le acusaba de mentir, metía la mano en la boca. Si mentía, la parte superior de ésta se caía y le rompía la mano al mentiroso.

Los más aventureros no pueden dejar de visitar las catacumbas, unas galerías que se encuentran bajo tierra y en las que eran enterrados algunos habitantes entre los siglos II y V. En ellas, todavía se conservan inscripciones y frescos. Hay cinco abiertas al público. Las de San Sebastián tienen una extensión de 12 km.

Roma es una ciudad con importantes museos. Destacan los Museos Capitolinos y los Museos Vaticanos, donde encontramos esculturas como “Laocoonte y sus hijos” y el famoso fresco “La Escuela de Atenas”, de Rafael. Además, puedes aprovechar para entrar a la Capilla Sixtina.

Pese a que para acceder a bastantes atracciones se debe pegar una entrada, también hay lugares en los que se puede acceder gratis, como la Villa Borghese o el Circo Máximo, donde tampoco es necesario hacer colas.

Ten en cuenta que el último domingo de cada mes, los Museos Vaticanos son gratuitos. El resto de domingos, permanecen cerrados. Por otro lado, el resto de museos cierran los lunes.

Cuando cae el sol en Roma, no cesan las cosas que ver o hacer. Hay diversos tours a pie para descubrir las zonas más bellas de noche. Si quieres un poco de marcha, te recomendamos el barrio Testaccio, en el que se concentran pubs y locales de ocio.

Los más pequeños se suelen sorprender con los grandes edificios como el Coliseo. No obstante, hay sitios dedicados en exclusiva a ellos, como Explora, un museo orientado a los niños. Otra opción es hacer una ruta en bicicleta con toda la familia.

Barrios

Roma está formado por un total de 17 barrios. No obstante, los principales para tu visita a la ciudad, además de los ya mencionados, son los siguientes:

Trastevere

Es la zona bohemia. En ella destaca la Piazza di Santa Maria. Sus calles estrechas y empedradas le dotan de un encanto especial. En él se localizan los mejores restaurantes de la ciudad.

Es un barrio en el que viven bastantes personas extranjeras, ya que en él se encuentra la Academia de España y dos universidades privadas estadounidenses: John Cabot University y The American University of Rome.

Parione

Su centro es la Plaza Navona, de la que ya hemos hablado. Tampoco puedes perderte la Plaza Campo de’ Fiori, en el que todas las mañanas, de lunes a sábado, hay un mercado.

Esta plaza se llama así porque hasta el siglo XV en su lugar se localizaba un prado de flores. Se edificó porque se iba a convertir en un lugar de paso de personas ilustres y poderosas, ya que se construyeron importantes edificios cerca de ella.

Gueto judío

Desde 1555 hasta el S. XIX, los judíos fueron aislados en este barrio, lo que dio lugar al amontonamiento de las viviendas. Son conocidos sus restaurantes kosher y la Fuente de las Tortugas.

En la frontera se encuentra la Plaza Largo di Torre Argentina, lugar en el que fue asesinado Julio César en el año 44 a.C. Asimismo, en esta plaza encontramos los restos del Teatro de Pompeyo y de cuatro templos romanos republicanos.

Palatino

Es la colina más céntrica y una de las partes más antiguas. Según la leyenda, aquí se halla la cueva de la loba que amamantó a Rómulo y Remo. Se conservan algunas casas de la clase alta del Imperio Romano, como la de Octavio Augusto.

Una colina más alejada es la del Monte Sacro, conocida y visitada por los venezolanos, ya que en ella el militar Simón Bolívar realizó un juramento por la libertad de Venezuela.

Monti

La zona preferida por los jóvenes. Está lleno de galerías de arte y talleres artesanales. En él destacan la Basílica de Santa María Mayor y la de San Pedro Advíncula.

Es considerado el primer barrio o rione de Roma. Su nombre se debe a que en la antigüedad estaban dentro de su territorio cuatro colinas distintas, que en italiano se dicen monti.

Alrededores

Es necesario pasar bastantes días en Roma para conocerla profundamente. No obstante, si tienes tiempo, puedes aprovechar la ocasión para visitar otros puntos interesantes de Italia.

A tan sólo 25 kilómetros de la capital se localiza Tivoli, donde encontramos Villa Adriana, que perteneció a Adriano y fue la villa más grande de todas las que tuvieron los emperadores. Otro destino cercano es Civitavecchia, a la que se tarda en llegar una hora en tren.

Si quieres ir más allá, hay multitud de viajes combinados en los que visitar las ciudades italianas más destacadas: Florencia, Venecia, Pisa y Pompeya. Incluso hay tours que realizan un recorrido por Italia y Tierra Santa (Galilea, Jerusalén, etc).

Otra opción es ir a pasar el día a Nápoles. Desde la estación de Termini salen trenes que tardan menos de dos horas en llegar. De este modo, puedes aprovechar para visitar también la Isla de Capri.

Una alternativa más alejada es la de Reggio Calabria. El viaje en tren es de mínimo cinco horas, ya que la distancia entre Roma y esta ciudad costera es de 700 kilómetros.

Si has venido desde lejos y quieres aprovechar tu estancia para conocer mejor el Mediterráneo, un país cercano es Grecia. Desde Roma hay vuelos baratos hacia Atenas, Salónica y Creta, entre otros destinos.

Itinerarios

Dependiendo del tiempo que vayas a pasar en la ciudad, tienes unas posibilidades u otras. Si vas a estar un fin de semana de dos o tres días, nuestro consejo es que visites los 10 lugares imprescindibles de los que hemos hablado más arriba.

Si vas a permanecer cinco o seis días en la ciudad, puedes hacer alguna actividad más diferente, como por ejemplo visitar las catacumbas. Si tienes más de una semana, realiza alguna excursión por los alrededores de Roma.

Por otro lado, si estás de crucero y sólo vas a pasar unas horas en la ciudad, pues coger un bus turístico para conocer lo más importante, lo cual sólo te llevará una mañana o tarde.

Dependiendo de tus gustos, también puedes organizarte un itinerario más específico. Los amantes de la historia lo tienen fácil, ya que un recorrido por el centro urbano te permite ver las joyas de la arquitectura más importantes.

Roma también es visitado por practicantes de turismo religioso. Si es tu caso, estas son las iglesias más importantes de la ciudad:

  • Basílica de Santa María la Mayor
  • Basílica de San Pedro
  • Basílica de San Clemente
  • Basílica de Santa María de los Ángeles y de los Mártires
  • Basílica de San Pablo Extramuros
  • Basílica de San Juan

Si lo que te va es el turismo alternativo y quieres hacer un itinerario diferente, en Roma abundan los edificos modernos. Entre ellos destaca Maxxi, el Museo Nacional de Arte del S. XXI. Asímismo, puedes ver los graffiti de MURo, el Museo de Arte Urbano, y los de los barrios Torpignattara y Ostiense.

También es posible conocer las zonas más sostenibles de la ciudad, sus parques. Hay una gran cantidad de jardines responsables con el medio ambiente. Los que más destacan son los siguientes:

  • Villa Borghese
  • Villa Ada
  • Villa Torlonia
  • Villa Pamphili
  • Villa Cleimontana

Cómo llegar

Como dice el refrán, todos los caminos llegan a Roma, por lo que se puede viajar a la ciudad por diferentes medios. No es aconsejable ir en coche, ya que el centro está limitado a residentes y es difícil aparcar, a no ser que lo hagas a las afueras.

Si planeas ir en autocaravana, la capital cuenta con diferentes áreas de aparcamiento y campings conectados con el centro turístico mediante transporte público. Si vienes en tren desde otra ciudad, llegarás a la estación Termini, perfectamente enlazada con el resto de la ciudad.

Asimismo, Roma cuenta con dos aeropuertos: el Aeropuerto Internacional Leonardo da Vinci, conocido como Fiumicino, y el Aeropuerto Giovanni Battista Pastine o Campino, al que llegan las compañías low-cost como Ryanair.

Si eres de España, un buen número de ciudades tienen vuelos directos. Entre ellas encontramos Madrid, Alicante, Barcelona y Valencia. Desde otras como Sevilla o Zaragoza, en ocasiones es necesario hacer transbordo.

Desde Sudamérica, dependiendo del país podemos encontrar vuelos directos, como es el caso de Buenos Aires (Argentina), o vuelos con escala, como por ejemplo desde Montevideo (Uruguay).

La mayoría de los cruceros que pasan por Italia, entre los que destacan los de la compañía Grimaldi, paran en Civitavecchia. Como ya hemos dicho, la mejor opción para llegar desde el puerto hasta Roma es tomar un tren hasta la estación Termini, aunque también está disponible la opción del autobús.

Cuándo viajar

Roma presume de tener un clima mediterráneo. Las temperaturas más suaves se dan en primavera y otoño. No obstante, en esta época son abundantes las lluvias. Algunos planes para los días lluviosos son visitar un mercado cubierto como Eataly, comprar en la Galleria Alberto Sordi o entrar a un museo.

El invierno es suave, aunque en ocasiones se dan cambios extremos y nieve. Además, son comunes los fuertes vientos. Por ello, se debe llevar ropa abrigada, así como calzado cómodo y aislante.

En cuanto al verano, es caluroso, pero muy húmedo. Lo mejor es llevar ropa fresca, pero ten en cuenta que para entrar al Vaticano hay un código especial de vestimenta. No olvides tener agua a mano para hidratarte.

Por lo tanto, los mejores meses para visitar Roma son mayo, junio, septiembre y octubre, ya que las temperaturas son suaves y no hay tantos turistas como en julio y agosto. También puedes aprovechar algunas fiestas, como Semana Santa y Navidad, para disfrutar de la ciudad con una atmósfera especial.

Este artículo ha sido compartido 21 veces. Hemos dedicado muchas horas para recopilar esta información. Si te ha gustado, compártelo, por favor:

Finalmente, hemos seleccionado el artículo anterior y siguiente del bloque "Guías turísticas" para que puedas seguir la lectura: