Malta es un país situado en pleno mar Mediterráneo donde las opciones turísticas son innumerables. Dado que hay muchas cosas que ver a la hora de hacer turismo, especialmente si viajas con niños, nuestro consejo para exprimir al máximo todo lo que ofrece es alargar la estancia como mínimo 7 días. A continuación te presentamos una guía turística en español con todo lo imprescindible.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Información general

La República de Malta es un país insular ubicado en Europa, concretamente situado en el centro del mar Mediterráneo, al sur de Italia. Es un Estado miembro de la Unión Europea (UE) desde 2004.

La isla está compuesta por un archipiélago compuesto por las islas de Malta, Gozo y Comino. La capital es la Valeta o Valetta (en maltés e inglés), que se encuentra en la zona oriental del país.

Malta es uno de los países europeos más turísticos, dado el encanto tanto de sus playas como sus paisajes urbanos. Además, cuenta con tres lugares que han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco:

  • Hipogeo de Hal Saflieni (único templo subterráneo de origen prehistórico)
  • Ciudad de La Valeta
  • Templos megalíticos de Malta

A día de hoy, las opciones y posibilidades para hacer turismo en Malta son infinitas, gracias al gran número de guías turísticas y recursos en diversos formatos para descubrir el país: libros para descargar y ver en el e-book, blogs, etc. Si te gustan más las guías clásicas en papel, te recomendamos la de Lonely Planet.

Por si fuera poco, en foros como TripAdvisor o en páginas y grupos creados en redes sociales, en especial Facebook, las opiniones de los turistas son claras: Malta es un país digno de visitar, no solo por sus atractivos culturales e históricos, sino también por sus paisajes naturales, buen clima e insuperable ocio nocturno.

Cabe destacar que se trata de un país barato en comparación con otros destinos europeos de características similares. Para que os hagáis una idea, el precio medio de una pinta de cerveza son 2 €, mientras que una barra de pan cuesta en torno a 0,70 €. Además, en algunas plazas hay conexión WiFi gratuita.

En el Paseo de la Castellana de Madrid se puede acudir a la Embajada de Malta, donde podrán ofrecerte toda la información que necesites en calidad de oficina de turismo, tanto en materia de documentación y requisitos necesarios, como datos de carácter práctico más generales. En Barcelona también se puede encontrar el Consultado de la República de Malta en la calle de Tuset.

Según las estadísticas publicadas por el Eurostat para los años 2014 y 2015, los principales destinos elegidos por turistas de España y otros Estados miembros de la UE fueron otros países europeos, en especial Malta, Chipre y Croacia. Así, se estima que en 2014, el coeficiente más elevado entre los ingresos por turismo y el PIB correspondió a estos tres países.

En la página oficial de turismo, puedes encontrar toda la información necesaria para que tu viaje sea un éxito. Puedes acceder haciendo clic en el siguiente enlace: www.visitmalta.com/es/

Cosas que ver y hacer

La Valeta, escrito con frecuencia Valetta por su denominación en inglés y maltés, es la capital de Malta, situada en la parte centro-oriental de la isla. Es una ciudad llena de historia, principalmente por sus edificios, construidos durante la era de los Caballeros Hospitalarios durante el siglo XVI aproximadamente.

La ciudad, declarada en su totalidad Patrimonio de la Humanidad, cuenta con dos puertos naturales integrados: el de Marsamxett y el Grand Harbour. Éstos, a su vez, conforman el puerto más importante, donde se encuentra la principal terminal de cruceros internacionales.

Malta es también un destino perfecto para pasar las vacaciones con niños. En este país hay cabida para el turismo familiar, con atracciones como el Playmobil Fun Park, situado en Hal Far. Es un pequeño museo habilitado dentro de la misma fábrica donde se hacen estos populares personajes de juguete. Mediterráneo Marine Park o Popeye Village Fun Park son otras opciones.

Son muchos los turistas que viajan en crucero por el Mediterráneo y hacen escala en la isla. Uno de los más populares es el Hornblower, el cual tiene parada en Blue Bay (Comino), entre otros. Es una zona donde se pueden realizar varias actividades: desde saltar desde el barco al mar o hacer snorkel, hasta usar sus tumbonas gratis.

Los 10 lugares turísticos más visitados son:

Concatedral de San Juan

Antiguamente denominada Iglesia de los Caballeros, es una fortificación construida a manos de caballeros para proteger la ciudad de los ataques otomanos.

Fuerte de San Telmo

Esta fortificación domina la entrada a los principales puertos del país. En él se puede hallar la academia de policía de Malta. Además, fue utilizado como cárcel turca en la película El expreso de medianoche.

Palacio del Gran Maestre

Sede del Parlamento de Malta y el Museo Nacional de Bellas Artes. Su característica principal es que fue uno de los primeros edificios erigidos en la ciudad, allá por el año 1571. Históricamente, fue la casa de Eustaquio del Monte, sobrino de Jean de la Vallette, fundador de la ciudad (de ahí su nombre).

Ópera real

Primero fue un teatro-ópera, aunque quedó destruido tras diversos bombardeos aéreos durante la Segunda Guerra Mundial. Desde su reconstrucción como teatro al aire libre en 2013, se conoce como Pjazza Teatru Rjal.

Casa Rocca Piccola

Es un palacio del siglo XVI, hogar de la familia Piro en aquel entonces. A día de hoy, incluye el famoso restaurante La Giara. Se pueden ver los muebles, pinturas y demás objetos con que convivían los Piro.

Iglesia de San Agustín

Es una de las iglesias que se erigieron durante la reconstrucción de la ciudad tras la Segunda Guerra Mundial. No obstante, todavía se conservan varios artefactos y objetos de la primera edificación, entre ellos el famoso cuadro de San Nicolás de Tolentino, obra de Mattia Preti.

Museo Arqueológico Nacional

Inaugurado en 1959, se encuentra en el antiguo albergue de la Orden de San Juan, uno de los edificios más relevantes de la capital. En él se puede encontrar una de las colecciones de objetos de origen prehistórico más importantes del mundo.

Teatro Manoel

Construido en 1731, es el tercer teatro más antiguo de Europa y de la Mancomunidad de Naciones que se encuentra todavía en activo. Es al mismo tiempo Teatro Nacional y sede de la Orquesta Filarmónica. Su nombre se debe a António Manoel de Vilhena, quien se encargó de la construcción y fue su fundador.

Está ubicado en la Calle Vieja del Teatro (Old Theatre Street), en maltés llamada Triq it-Teatru l-Antik. Es uno de los puntos más llamativos de la capital de Malta, por lo que merece una visita obligatoria.

Playas

Las playas de todo el archipiélago son de tipo rocoso y uno de sus principales atractivos es que combinan el azul turquesa de sus aguas con el dorado de su arena y rocas, lo que las hace muy llamativas.

Si viajas en verano, en tu plan de viaje no puede faltar un recorrido por las principales, que son: Golden Bay, Ghajn Tuffieha Bay, Ghadira Bay, Paradise Bay y, por supuesto, el Lago Azul de la isla de Comino.

Marsaxlokk

Te aconsejamos pasear por la zona del puerto de Marsaxlokk, especialmente si tu viaje tiene lugar en verano. Allí se encuentran numerosas terracitas donde se puede degustar el mejor pescado de la isla, en especial el “lampuki”, que no es otra cosa que pez espada. Además, podrás ver los coloridos botes de pesca típicos de allí, conocidos como “luzzi”.

Si te apasiona el marisco y no sabes qué hacer un domingo en Malta, nuestro consejo es que no dejes de ver el mercadillo de pescado de Marsaxlokk, localidad situada al sureste. Se monta todos los domingos por la mañana y es un punto de gran interés para el turista, ya que la relación calidad-precio de los productos es inmejorable.

Cuándo ir

Puesto que es una región mediterránea, se puede viajar a Malta en cualquier época del año y disfrutar de un clima templado muy agradable. En cualquier caso, hacerlo en una época u otra del año dependerá de lo que desees ver y hacer.

Los inviernos malteses son generalmente cortos, con temperaturas no demasiado bajas, aunque a partir de octubre, durante la Navidad y hasta más o menos enero-febrero, convendrá abrigarse un poco, ya que la humedad y el viento intenso incrementan la sensación de frío.

En cambio, el tiempo en verano suele caracterizarse por sus altas temperaturas, que pueden llegar a alcanzar incluso los 40 °C. Destaca, asimismo, por su humedad, lo que lo convierte en un destino no recomendable para personas muy susceptibles a estas condiciones climáticas. Los meses más calurosos son julio y agosto.

Son muchos los viajeros que aconsejan viajar a Malta en los meses de marzo, abril y mayo, dado que son las épocas en las que el clima ofrece las mejores temperaturas, con máximas de 18 °C y mínimas de 11 °C.

Viajar en Semana Santa tiene la ventaja de que el clima para entonces ya es bastante caluroso y, además, se puede disfrutar de las principales celebraciones y procesiones de la isla. Cabe mencionar que la Semana Santa maltesa se vive con gran intensidad, dado que es un país de creencias religiosas muy arraigadas.

Es poco frecuente que llueva en la isla. El periodo donde menor probabilidad existe es el que comprende desde mayo hasta agosto aproximadamente, mientras que octubre y enero serían los meses más lluviosos. Si durante tu estancia te encuentras con un día así, puedes aprovechar para visitar sus principales museos, catedrales y palacios.

Recorrido de 7 días

El número de sitios turísticos que ver en Malta depende de cuántos días vaya a durar tu estancia. Un viaje ideal a la isla es aquel que dura entre 7 y 8 días, pues es lo mínimo para que te dé tiempo a recorrer no solo La Valeta y alrededores, sino otras islas y áreas circundantes.

Una semana completa da para ver prácticamente todo Malta y también Gozo. En primer lugar, recomendamos reservar una oferta de vuelo+hotel e incluso alquilar un coche para desplazarse por la isla. El día 1, lo más aconsejable es hacer un recorrido por los templos y yacimientos prehistóricos de La Valeta.

El segundo día, puedes aprovechar para degustar la gastronomía de la isla. En el casco histórico se pueden encontrar numerosas cafeterías y bares perfectos para hacer una parada, descansar y probar algún aperitivo típico maltés como los pastizzi o los gbejniet.

Una vez hemos disfrutado de los rincones y parajes de la capital, el día 3 podemos aprovechar para coger un ferry hacia Gozo. Allí, una parada imprescindible son los Templos de Ggantija, una gran obra de ingeniería prehistórica donde se pueden tomar fotos impresionantes. La Azure Window es otro de los paisajes estrella de la isla.

Este lugar natural situado a tan solo 12 km del puerto de Gozo es perfecto para los aficionados al buceo y el submarinismo. Además, las vistas que ofrece del Mediterráneo son realmente impresionantes, tal y como podemos comprobar en la foto que se muestra aquí abajo. La bahía se encuentra rodeada de acantilados y laderas, resultado de la erosión constante del mar.

Si te queda tiempo, tras visitar Gozo puedes partir hacia otra isla de gran interés turístico: Comino. Es un lugar ideal para relajarse y disfrutar del turismo de sol y playa, especialmente si te bañas en las aguas cristalinas de su Lago Azul o Blue Lagoon.

El día 4, podemos volver a la isla de Malta y hacer una parada en los Acantilados de Dingli, en la costa oeste. Después, la ciudad de Rabat puede ser una buena opción, ya que allí se encuentran lugares imprescindibles como las Catacumbas de San Pablo o la Catedral de San Pablo.

También puedes visitar Mosta y Mdina, otras dos ciudades de suma importancia. Mosta, situada en pleno centro de la isla, cuenta con una Iglesia Parroquial del siglo XIX, considerada el símbolo por excelencia de la ciudad por estar inspirada en el Panteón de Roma. En Mdina, es recomendable visitar su catedral y numerosos palacios.

La ciudad de Vittoriosa también merece un día si deseas conocer la historia maltesa en mayor profundidad. Visitar el Albergue de Angleterre permite descubrir algunos de los secretos mejor guardados acerca de los caballeros de la Orden de San Juan. Si viajáis con niños, este sería el mejor momento para visitar el Playmobil Fun Park.

Quienes viajen en verano pueden dedicar sus dos últimos días de viaje a relajarse en las numerosas playas de Malta. La playa de Ghadira es la más grande del país y está situada al lado de la localidad de Mellieha, donde también se puede encontrar un pequeño rincón costero mucho menos concurrido.

Un viaje de 8 días permitiría desplazarse hasta las ciudades de Silema y St. Julians también, conectadas entre ellas por un largo paseo marítimo con acceso al mar para aquellos que deseen darse un chapuzón. Asimismo, hay numerosas tiendas, cafeterías y restaurantes donde sentarse a tomar algo y disfrutar de las vistas.

Cómo llegar

Como hemos comentado anteriormente, Malta se encuentra en pleno corazón del mar Mediterráneo. Esto excluye la posibilidad de llegar en coche, dado que se trata de un archipiélago compuesto por tres islas (Gozo, Malta y Comino).

La forma más rápida y barata de llegar es por aire, especialmente desde hace unas décadas gracias al auge de las compañías aéreas de bajo coste. Desde España, hay 3 aerolíneas que ofertan vuelos directos: Vueling Airlines, Ryanair e Iberia.

Otras aerolíneas, aunque con escala, son: Air France, Meridiana, Lufthansa, KLM, Turkish Airlines y Brussels Airlines, entre otras.

El vuelo hasta el Aeropuerto de Malta-Luqa (código IATA: MLA) tiene una duración de aproximadamente 2 horas y 30 minutos con las aerolíneas que salen desde España u otros países europeos como Francia, Grecia, Irlanda, Italia o Reino Unido.

Además, hay numerosos autobuses que comunican el aeropuerto con La Valeta, con una frecuencia de paso de entre 15 minutos y 1 hora. La duración del trayecto hasta la capital de la isla es de pocos minutos, ya que se encuentra a tan solo 6 km de distancia. Será todavía más corto si nos dirigimos hacia Marsaxlokk, Birzebbuga, Mdina o Rabat.

Por otro lado, se puede llegar por mar, ya sea en crucero, barco o ferry. Este último puede tomarse desde el sur de Italia, Sicília, Génova o Marsella, aunque las conexiones varían según la temporada en que viajes. Además, son cada vez más los cruceros por el Mediterráneo con escala en el puerto de La Valletta.

Virtu Ferries o Grimaldi Lines son ejemplos de ferries que llegan hasta la isla, con salidas diarias desde distintos puertos europeos, entre ellos el de Barcelona. Existen rutas que combinan Sicilia, Salermo o Nápoles con Malta por precios que van desde los 60 hasta los 150 € aproximadamente.

Vida nocturna

Así como durante el día podemos disfrutar del turismo cultural y urbano que ofrecen las pintorescas calles de La Valeta, cuando llega la noche es posible disfrutar de su ambiente lúdico. De hecho, es uno de los destinos preferidos de los jóvenes por la calidad de su vida nocturna.

La zona más popular para salir de marcha es Paceville, a donde se puede llegar en transbordador, atravesando Sliema y St. Julian’s. Paceville es famoso porque allí los locales permanecen abiertos hasta más de las 2:00 de la madrugada.

El verano es la época ideal para disfrutar de la noche maltesa en este barrio, ya que encontrarás también las calles abarrotadas de personas bebiendo y bailando.

En Paceville, la vida nocturna transcurre entre cuatro calles principales: Wilga Street, St. Georges Road, Dragonara Road y St. Rita Steps. Aquí, además, se ubican las mejores discotecas de la isla, entre ellas:

  • BJ’S Live Music Club: situado en Ball Street, aquí encontrarás un estilo musical distinto cada semana, así como actuaciones en directo de grupos locales.
  • Havana: es el club de moda actualmente. Es el paraíso del turista, especialmente de los españoles. La música que más suena suele ser estilo R&B, hip-hip y soul.
  • Muddy Waters: si te gusta el Rock ‘n’ Roll, este es tu sitio. No obstante, este estilo se combina algunas noches con otros, tales como el R&B y el blues, entre otros.
  • Coconut Grove: es un sitio donde se pincha música algo más comercial. Cuenta con una piscina en la plata superior, ideal para refrescarse en época estival.

Una ventaja de salir de marcha por Malta son sus precios asequibles a la hora de tomar algo. El precio de un chupito oscila entre 1,5 y 2 euros, mientras que una pinta de cerveza puede costar desde 3 hasta 6 € en horario nocturno, siempre dependiendo del local.

También se puede salir de fiesta en lo que se conoce como “crucero-discoteca“, es decir, un barco donde se organizan fiestas por la noche. Es una alternativa para los verdaderos amantes de la fiesta en la que se puede combinar la fiesta con el mar a partes iguales. Las principales compañías son: Captain Morgan Cruises, Lazy Pirate Boat Party Malta y Hera Cruises.

Además, existen los llamados Clique, que son locales similares a los conocidos after-hours. Quienes se atreven a continuar la fiesta en uno de estos clubes suelen hacerlo en torno a las 4:00, hora en la que la mayoría de establecimientos cierran en el centro de la ciudad.

Este artículo ha sido compartido 22 veces. Hemos dedicado muchas horas para recopilar esta información. Si te ha gustado, compártelo, por favor:

Finalmente, hemos seleccionado el artículo anterior y siguiente del bloque "Guías turísticas" para que puedas seguir la lectura: