Conocida como la ciudad más amable de Europa, Dublín te sumergirá entre una mezcla de música, energía, calidez y estilo que transmiten sus calles. Cuna de famosos literatos como Samuel Beckett y Bernard Shaw, este destino es una ciudad bohemia donde podremos conversar con cada persona con la que tengamos contacto en nuestro recorrido y donde en las barras de bar siempre contaremos con compañía para una buena charla. Lo único importante al visitar este destino es dejarnos seducir por su hospitalidad y disfrutar de su oferta turística.

Cómo llegar

Si viajamos desde España la forma más rápida es viajando en avión, además, existen aerolíneas low cost como Ryanair donde podremos comprar un billete por una media de ochenta euros. Si estamos realizando un viaje por varios países de Europa y contamos con más tiempo es recomendable viajar en tren para poder apreciar el panorama.

Cómo movilizarnos

En Dublín contamos con cuatro medios de transporte. El autobús, que es un medio de transporte económico aunque a muchos viajeros suele resultarle un poco complicado aclararse con los mapas y señalizaciones de las paradas; el taxi, esta ciudad cuenta con más de veinte mil unidades de taxis en circulación así que no debemos preocuparnos por no encontrar uno que pueda transportarnos (la tarifa media para circular por la ciudad es de ocho euros, siendo lo normal el agregar al pago una propina del diez por ciento de la cantidad); el tren, o mejor dicho el tranvía, se divide en dos líneas –roja y verde– siendo la línea roja la más recomendada para realizar turismo ya que cuenta con casi treinta estaciones a lo largo de los principales puntos de la ciudad; pero, si no deseamos utilizar el transporte público también contaremos con la opción de alquiler de coches, recomendamos realizar la reserva desde nuestro país de origen para evitar contratiempo o no encontrar unidades disponibles en la agencia seleccionada.

Clima

El clima en Dublín no es de temperaturas extremas, sin embargo, si estamos buscando la mejor época del año para viajar se recomienda ir en la época de verano (Julio y Agosto) cuando el clima es fresco con temperaturas mínimas de 11°C y máximas de 20°C.

¿Cuándo viajar?

Muy al margen del clima, se recomienda viajar a Dublín en mayo, junio o septiembre, meses donde se dan los principales festivales musicales de esta ciudad (el Dublin City Soul Festival, el Dublin Jazz Festival y el Temple Bar Blue Fleadh) que se jacta de contar con una amplia variedad de festividades. Además, podremos ser parte de su cultura y tradición si decidimos pasar la Nochevieja en Dublín.

Alojamiento

Aunque es una de las principales capitales europeas, el alojamiento en Dublín no es caro y podremos encontrar uno que se adapte a nuestro presupuesto. Lo recomendable es alojarnos cerca del centro (por la calle O´Connell o el parque St Stephen Green) pues si nos alojamos lejos del centro gastaremos mucho dinero en transporte. Encontraremos hoteles de dos y tres estrellas a una media de 40 euros la noche, mientras que en los hoteles de cuatro y cinco estrellas la media es de 80 euros dependiendo de la época del año en que se viaje (en verano los precios suelen ser más caros). También podremos encontrar albergues por una media de ocho euros la noche.

Una vez decidido el medio de transporte que utilizaremos en Dublín y el alojamiento, queda el organizar nuestra ruta turística.

Qué ver

Lo recomendable es comenzar por el centro de la ciudad. Nuestro primer destino será el Temple Bar, uno de los barrios de Dublín con mayor oferta de ocio nocturno y cultural; a trescientos metros de Temple Bar encontraremos el Trinity College, la universidad más famosa y antigua de Irlanda desde su fundación a finales del siglo XVI por la reina Isabel I; en la misma distancia pero rumbo al este podemos visitar la Biblioteca Chester Beatty, que más allá de una biblioteca es un museo donde podremos ver colecciones de objetos, manuscritos, libros y grabados de las grandes religiones y culturas que han marcado la historia del mundo.

A diez minutos de la Biblioteca ubicado en Damme Street podremos visitar el Castillo de Dublín, el mismo que nos permitirá acercarnos a la historia de Irlanda a través de visitas guiadas que se realizan todos los días desde las 10:00 horas; a una media de quince minutos en taxi llegaremos a St Patrick’s Close donde encontraremos la Catedral de San Patricio, edificada en el siglo VIII esta catedral fue edificada en honor a San Patricio; después, saliendo más al este del centro de Dublín se recomienda visitar el Museo Guinness, local que hasta finales del siglo XX funcionó como centro de fermentación de la cerveza Guinness y que actualmente es un museo donde podemos conocer la historia de esta bebida.

Dentro del recorrido también recomendamos incluir la visita al Dublín Writer´s Museum, museo creado a finales de siglo XX para promover el interés en la literatura irlandesa; el National Gallery, destino ideal para los aficionados a las exposiciones de arte; y, el Museo Nacional de Irlanda, que es el museo principal del país y que cuenta con una gran colección de material cultural, artístico e histórico de Irlanda.

Finalmente, después de un día de recorrer la ciudad y sus principales destinos turísticos, podemos ser parte de las noches de Dublín, considerada una de las capitales europeas con mejores atractivos nocturnos.

Get the Flash Player to see the wordTube Media Player.