Génova es una ciudad italiana reconocida por ser una ciudad vibrante donde se mezcla la modernidad con la arquitectura de una ciudad medieval donde nos recibirán palacios barrocos y rococó, románicos e iglesias que se encuentran abiertas a todos los visitantes.

A Génova podemos llegar a través de vuelos directos desde otros puntos de Europa, además, a través de los servicios de trenes, autobuses, y por mar. Está totalmente preparado para el turismo y por eso suele ser parte del recorrido de los cruceros que pasean por esta zona del continente.

Si solo estaremos 24 horas por este destino debemos incluir en nuestro itinerario de viaje: la Catedral de San Lorenzo, ubicada en el centro de la ciudad y cuya construcción data del año 1100 en la época medieval; El Palazzo Rosso y Bianco Palazzo, galerías de arte que en su momento fueron la residencia de las familias más prestigiosas de la ciudad; el Museo del Mar, que nos narrará la historia marítima de esta ciudad y la Piazza Dante.

Si realizamos este recorrido por la mañana, podemos aprovechar la tarde para pasear e ir de tiendas, nuestro paso encontraremos tiendas de delicatessen, gourmet, de artesanías, y, si contamos con un buen presupuesto podemos ir a Via Roma y Via XX Settembre (que son dos calles de lujo de la ciudad) donde veremos productos de alta calidad en diseño y producción de zapatos, carteras, artículos de cuero y vestir.