Me produjo una extraña sensación, el hecho de alejarme de la Puerta de la Ciudad, de la City Gate. Se trata de eso, de ir a la Fuente del Tritón y en vez de ir por la calle de la República, camino del Fuerte de San Elmo, tomar la avenida De Eduardo VI y después la calle Sarria. Y lo que se ve, es diferente. Merece la pena ir.
A poco de comenzar el paseo, en el Maglio Gardens, te encuentras unos enormes “tapones” en el suelo, que pueden pasar desapercibos, para acceder a los “silos” o graneros excavados. Cerca de 70 se excavaron. Me acordaba, de que tiempo atrás, un periódico de Valencia había publicado la noticia de que instituciones municipales de Burjasot (Valencia) y el Gobierno de Floriana iban a colaborar para la restauración de sus silos, muy similares ambos, con financiación de los Fondos de Cultura de la Unión Europea. Más tarde, se une al proyecto Lucca, de Italia, para “completar la terna de socios que como mínimo exige la U.E. para poder presentar proyectos a Cultura 2000”.

Floriana toma el nombre del ingeniero militar italiano Pietro Paolo Floriani, que fortificó la ciudad en 1636. La Floriana se concibió como una ciudad fortaleza entera, frente a La Valeta (De ahí, la existencia de esos almacenes subterráneos, relativamente cerca de la City Gate).

Otros monumentos…

Continuamos nuestro paseo para encontrarnos con la Torre Wignacout (Wignacout Water Tower), que aparece en la fotog. sigte.

Es una construcción utilitarista y no con otras ideas, ya que formaba parte de un acueducto, para traer agua de Medina a La Valeta.

A.- Espacios religiosos.-

En la fotografía siguiente, la Iglesia de Sarria, de planta circular, construida en 1676, siendo una promesa de la Orden, en el año de una epidemia.

Hemos pasado por las Granaries (Los Silos), después por la Vignacourt Tower y por la Iglesia de Sarria. Nos quedaba por último, el Jardín Botánico.

B.- Parajes Naturales.-

A continuación, dos fotografías del Jardín Botánico Argoti (Argotti Botanical Gardens), donde destaca, sobre todo, su colección de cactus.

Es mi mano, una flor del Jardín.

C.- Como llegar, Información, recorridos y opinión…

Es llegar, como dije, a la Fuente del Tritón y pasear, por una barriada distinta, más popular, menos monumental, pero igualmente hermosa. Y después de ver lo que reseñé anteriormente, ver y contemplar unas hermosas vistas.
Es una zona tranquila, para pasear, relajarse y contemplar las murallas e Senglea y ver el transcurrir de los barcos que por allí pasan.

Me fue difícil elegir una fotografía para añadir aquí, pero la que figura a continuación me pareció la adecuada por el azul del cielo y la tonalidad del mar.

Da un poco la idea, de lo que pretendían los Caballeros de la Orden de San Juan, de convertir La Valeta en una fortaleza inexpugnable, ante los constantes ataques sufridos a lo largo de su historia. Un espacio más, para relajarse y disfrutar.