La pequeña Isla de Manoel, está unida por un puente, con la Isla de Malta, muy cerca de donde parte el ferri con destino a La Valeta. A ella, acceden los coches, con toda normalidad.

Los Caballeros de la Orden de Malta utilizaron esta isla como “lazareto”, es decir, como lugar donde tenían que hacer cuarentena las personas sospechosas de padecer algún tipo de epidemia. Precisamente, por esto, a una zona de barcos de la isla, se la llama el Lazaretto.

Los ingleses hicieron de esta isla, una base de submarinos. Durante la Segunda Guerra Mundial padeció continuos bombardeos y unido a la erosión y a otros agentes externos, el estado que tiene el Fortizza Manoel, que es el que aparece en la foto siguiente:

El monumento, va a ser reconstruido en un plazo relativamente corto.

De vuelta hacia Sliema pude comprobar dos cosas, primero, los impresionantes yates del Royal Malta Yacht Club (me fijé, con mucho cuidado, pero no vi ninguno de bandera española) y segundo, las impresionantes vistas de La Valeta, con fácilmente distinguible cúpula de la Catedral de San Pablo.

Próximo a Sliema había una especie de pequeña granja. Si quieres ver la vista de Sliema, desde ese lugar y la fotografía de uno de los yates que allí había atracados, todo ellos en la galería de fotos de Isla Manoel.