El Grand Place es el corazón turístico de Bruselas. En sus edificios están las oficinas del ayuntamiento de la ciudad, y varios museos. Mide 68 por 110 metros. Ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Grand Place de Bruselas

En el espacio donde está ubicado el Grand Place siempre fue un espacio de comercio de la ciudad en el Medievo (de hecho la ciudad creció conforme el mercado cobraba más importancia). Después del bombardeo por tropas francesas —quienes buscaban terminar con el sitio de la entonces ciudad francesa de Namur—que demolió casi todos los edificios antiguos, el Grand Place fue reconstruido a lo que es hoy.

La tarea de la reconstrucción estuvo a cargo de los gremios de la ciudad bajo la supervisión de los concejales y el Gobernador. Por ello el conjunto de edificios guarda armonía a pesar de los estilos diversos con los que cuenta (gótico, barroco y Luis XIV).

Grand Place

En el siglo XVIII el Grand Place fue saqueado por revolucionarios. Ante la destrucción, el Estado expropió los edificios, pero de todas formas quedaron abandonados y descuidados. Recién en el XIX el alcalde Charles Buls —cuyo nombre ahora luce una de las calles al monumento— mandó restaurar el Grand Place a su antiguo esplendor. En 1998 la UNESCO lo declaró Patrimonio de la Humanidad.