La gastronomía de Navarra está llena de matices. Ha recibido influencias durante siglos de las cocinas vasca, riojana, aragonesa y francesa; y ha logrado hacerse de una personalidad propia.

Entre los ingredientes se tiene el cerdo que participa en embutidos como el chorizo de Pamplona, las chuletas a la navarra, las magras a la navarra y a la pamplonesa. Uno de los embutidos más típicos de Navarra es la chistorra. La carne de cordero se emplea en platos como el cochifrito navarro y los chilindrones (influencia de la cocina aragonesa): con cordero, ternera o cerdo.

La caza de aves es muy popular y son famosas las palomas de Echalar y las perdices al chocolate. No obstante es igual de habitual el conejo o la liebre (pastel de liebre). Es muy popular el “calderete”, guiso elemental y sabroso, a base de patatas, tomate y cordero o conejo, además de algunas verduras. Los platos de pescado tienen eco en la cocina de la península como la trucha a la navarra. De entre los pescados de mar es famoso el bacalao al ajo arriero.

Entre las múltiples hortalizas y verduras se encuentra los espárragos de Navarra, los cogollos de Tudela, el pimiento piquillo de Lodosa y la alcachofa de Tudela. Entre las legumbres las habas en platos como las habas a la navarra y preparaciones como el cocido tudelano. Son famosas las pochas (judías a medio secar en sus vainas que se desgranan poco antes de condimentarlas).

En los postres figura la cuajada, aderezada con nueces y endulzada con miel; los canutillos de Sumbilla, las tortas de txantxigorri y la “costrada” de Aoiz. Todo esto puede ir precedido de unas recomendables cerezas de Milagro o melocotones de Tudela.

Entre los lácteos se encuentran los quesos del pirineo navarro, siendo uno de los más conocidos el Queso de Idiazabal (elaborado con leche cruda de las ovejas latxa y carranzana). El queso Roncal (uno de los primeros quesos españoles en obtener la denominación de origen), queso elaborado en los municipios del la Mancomunidad del Valle del Roncal.