Dicen que las papas fritas fueron creadas por los holandeses, no sabemos si es cierto o no pero si es verdad que en la gastronomía de Holanda encontraremos varios platos con panes y patatas, su alimentación tiene alta cantidad de carbohidratos. También es muy popular una tostada redonda que se unta de manteca, se conoce como Beschuit y se consume en el desayuno.

Beschuit para desayunar

Las sopas también son parte de la gastronomía holandesa, si comes en calle te darás cuenta que los restaurantes suelen crear y servir sus propias sopas de guisantes. Uno de los platos nacionales es el Erwtensoep, elaborado en base al mismo guisante que se cocina hasta conseguir una especie de crema, su origen es muy humilde y se consume mayormente en invierno. En Ámsterdam es famosa la sopa de col, conocida como Alkmaar; así como la sopa de queso que suele servirse como entrada.

Erwtensoep sopa de guisantes

El Stamppot es un puré de patatas con col y verduras que se acompaña con salchicha o tiras de tocino, aunque existe un elevado control de calorías en Holanda, como en los demás países europeos, ellos siguen siendo fieles a sus platos de invierno. En el norte de Holanda, sobre todo en las ciudades cerca al mar se sirven pescados, u ostras que suelen servirse con papas fritas.

Stamppot pure de patatas