La gastronomía de Finlandia es producto de la dureza del clima y la abundancia de la tierra. Productos como el pescado, las patatas, la carne, la mantequilla y el pan de centeno nunca faltan en la mesa.

Los pescados frescos están en la mayoría de menús del país. El lucio, la trucha, la perca, pescado blanco, salmón y arenque del Báltico son algunos destacados ejemplos que se pueden encontrar en abundancia. El cangrejo de río es otra especialidad, pero sólo disponible entre julio y agosto. Probar la carne de venado (ahumada o cocinada) es imprescindible. Sobretodo si va acompañada de jalea de arándano rojo.

Cangrejo de rio de Finlandia

Los platos típicos como el kalakukko —un pastel relleno de pescado y puerco, horneado con una capa de harina de centeno—, y el karjalan piirakat —un pastelillo de harina de centeno rellena de pudín de arroz o papas y acompañado con mantequilla de huevo— son delicias típicas del este del país.

Gastronomia de Finlandia

El enrollado de canela que se consume en todo el mundo es de origen finlandés. Las sopas de frutas son muy populares en el país. Estas consisten en agua, azúcar, frutas y harina de papa. Ahora se han industrializado y se venden enlatadas.

Enrollado de canela

Pero si hay algo por lo que se conoce a Finlandia es por sus bebidas alcohólicas. Aparte del tradicional vodka finlandés, los licores de bayas como el mesimarja (zarza ártica), el lakka (mora amarilla) y polar (arándano) son exquisitas opciones.