La influencia de otros países escandinavos es muy notoria en la gastronomía danesa, podemos ver platillos de Suecia, Noruega y Alemania. Una característica muy marcada de la comida danesa es que es muy rica en grasas y carbohidratos, debido al clima frío que tienen en el país, de esta manera consumen más calorías para afrontar mejor los largos y crudos inviernos.

Si bien los hoteles daneses se esfuerzan en ofrecer comidas internacionales, ten por seguro que encontrarás restaurantes donde podrás deleitarte con platos típicos. Los alimentos más empleados son las carnes, patatas, pescados, además de la gran variedad de coles que ofrecen. La forma de preparar las carnes puede variar desde ahumadas, asada, marinadas, especiadas, entre otras.

Fiambre en pan de centeno

Para la cultura danesa la comida principal es el “frokost” o almuerzo, y en los restaurantes ofrecen dos tipos de menús, que como turistas debes conocer para escoger correctamente. Existe el menú del día (dagens) o el menú a la carta (tilbud) que varía según precio. El frokost se basa en 2 o 6 pedazos de fiambre, elaborados con pan de centeno; mientras que si deseas una comida más elaborada puedes solicitar un pescado adobado, o una anguila ahumada. El rosbif frío es muy consumido en Dinamarca, siempre acompañado de cebollas fritas.

Rosbif