La tradición gastronómica ha pasado de generación en generación, otorgándole sencillez y el especial sabor y encanto de la comida casera. No es muy condimentada, está basada en arroz, alubias, maíz, verduras, carne, pollo o pescado y suele servirse con tortillas de maíz. La tradición indígena sigue presente en ella a través del maíz, sagrado para los dioses antiguos, y del ancestral cacao. Esta combinación se traduce en una verdadera fiesta para nuestros sentidos que no debemos dejar de experimentar.
El desayuno “tico” se compone de una combinación de arroz y alubias negras conocida como gallo pinto, que se suele acompañar con huevos al gusto, tortillas de maíz y crema ácida (natilla). Claro que si quieres cuidar tu línea estarás de suerte: la variedad de frutas tropicales que hallarás es innumerable.
Gallo pinto para el desayuno
El almuerzo es la comida principal. Los casados son el plato predilecto, consiste en arroz blanco, alubias, plátano maduro frito, ensalada, queso blanco, picadillo de verduras y una selección de carne, pollo o pescado. Dejamos para la cena las sopas reconstituyentes.

Casado, predilecto para la comida en Costa Rica
Los postres con los que Costa Rica nos tienta son flanes de caramelo o coco, empanaditas de piña, chiverre, arroz con leche, chiricalla, cajetas de coco y varios tipos de pasteles. Imposible resistirnos!
Tamales
Refrescos y batidos naturales nos ayudan a aliviar el calor de la jornada. Pero si queremos probar las bebidas autóctonas de origen indígena optamos por el Chicheme, preparado con maíz, jengibre y dulce negro fermentados, el Chinchiví hecho con caldo de caña de azúcar, vino de coyol, que es una bebida derivada de la sabia de la palma de coyol fermentada, entre otros.
Empanadas tradicionales
No podemos pasar por alto la arraigada cultura del café que existe en Costa Rica. Famosa por producir uno de los cafés más finos del mundo. Cita obligada será degustar sus especialidades. Existe una particularidad del gusto local que consiste en tostar los granos con azúcar para hacer un café espeso y oscuro que no es absolutamente amargo. Tradicionalmente se sirve en un vaso alto, mitad de café fuerte mitad y mitad leche.