Por muchos años fue denominada como cocina vienesa, pero realmente la gastronomía de Austria nació como una derivación de la cocina del Imperio Austrohúngaro. Otras influencias que ha recibido a lo largo de los años han sido provenientes de Hungría, República Checa, etc. Definitivamente para que turista se trata de una cocina que despertará muchas sensaciones.

No dejes de beber el vino más “picante”, oriundo de la región del Weinviertel, se trata de una bebida representativa de esta zona, ubicada al noreste de Viena. Es un manjar para los sibaritas y lo podrás reconocer por su color verdoso-amarillo claro y su frutado sabor.

Vinedos de Viena

También en Viena se encuentra el restaurante más famoso de la ciudad, situada en un lugar privilegiado de la plaza más hermosa del centro de Viena, a orillas del río Wien, el Steirereck y al lado la antigua vaquería, que ofrece platos ligeros, y a precios más baratos, no dudes en probar uno de sus 120 tipos de queso.

No puedes visitar Austria sin dejar de probar sus más típicos platos como Escalope a la vianesa (Wiener Schnitzel), hecho en base a rebanadas de carne de ternera, que se sumerge en harina de trigo, huevo batido para freírse, finalmente, en mantequilla, se suele acompañar con ensalada de papas. Entre sus famosos postres degusta una torta de chocolate, llamada “Sachertorte”, elaborado con dos bases de bizcocho y relleno con mermelada de albaricoque.

Plato Steirereck

Torta de chocolate