Garachico es uno de los pueblos más bellos de la isla de Tenerife. Su puerto fue el más importante desde su fundación en 1499 y hasta la erupción del volcán de 1706. Por su riqueza el pueblo fue declarado Bien de Interés Cultural.

Después de aquel año no pudo regresar a ser lo que fue económicamente, pese a los esfuerzos realizados por todos. Pero tanto el puerto como la villa de Garachico conservan su encanto y una serie de edificaciones que no fueron afectadas por la lava. El patrimonio artístico y cultural de Garachico es muy amplio.

Destacan en la villa, el Castillo de San Miguel, que velaba por la seguridad de los pobladores ante los ataques piratas. El Convento e Iglesia de San Francisco, que en la actualidad funciona como Casa de la Cultura y Museo de Ciencias Naturales, tienen unas balconadas y unas gárgolas de gran valor artístico.

No podemos dejar de nombrar el Convento de Santo Domingo o la Iglesia de Santa Ana y así otras tantas edificaciones religiosas o mansiones y casonas que se encuentran entre las calles empedradas.

También ha ganado en atractivos naturales que son muy apreciados por los visitantes. Entre los que se encuentra el Caletón, unas piscinas de lava que se forman junto al mar y que son muy apreciadas por quienes las conocen. El pueblo se encuentra edificado al lado de ellas y frente al Roque de Garachico, en una lengua de lava de curiosa forma. Sin dudas, un entorno sin igual.