Gamla Stan significa literalmente “ciudad vieja”, y tal como dice su nombre, es la zona antigua de Estocolmo. Tiene uno de los núcleos urbanos medievales más grandes y mejor conservados de Europa. Fue en este lugar donde se fundó la ciudad en 1252.

Gamla Stan en Estocolmo

En general, todo Gamla Stan es como un museo viviente. Las serpenteantes callejuelas adoquinadas con casas en todas las tonalidades de amarillo le dan un carácter único. Detrás de las fachadas se pueden encontrar sótanos abovedados y pinturas al fresco de la Edad Media.

Gamla Stan en Suecia

En medio de este barrio se encuentra Stortorget, la plaza más antigua de Estocolmo. En ella hay varios comercios de artesanías, y suvenires. Desde este punto central sale Köpmangatan, la calle más antigua de Estocolmo — ya mencionada en el siglo XIV. Otra calle célebre es la Mårten Trotzigs gränd, la callejuela más estrecha del barrio: tiene solo 90 cm de ancho en su parte más estrecha.

Stortorget en Estocolmo

En Gamla Stan también podrás encontrar iglesias, monumentos y museos. Entre los más destacados son la catedral nacional de Suecia “Storkyrkan”, y el Museo Nobel. La iglesia de Riddarholmskyrkan también debe ser un punto fijo en la visita. Fue construida como convento de franciscanos en el siglo XIII y luego fue usada para enterrar a la realeza.

Iglesia de Estocolmo

La mayor de todas las atracciones de este barrio es el Palacio Real. Este cuenta con más de 600 habitaciones, convirtiéndolo en uno de los palacios más grandes del mundo.

A Gamla Stan puedes llegar en metro. Existe una parada del mismo nombre por la que pasa la línea roja (T13 y T14) y la verde (T17, T18 y T19). No es recomendable ir en coche debido a que el aparcamiento es escaso y muchas calles no están acondicionadas para vehículos motorizados.