En términos de eventos y festivales, Viena es famosa por su cultura de bailes de gala, conciertos y música clásica.

La temporada de baile se abre el 11 de noviembre y cierra antes del carnaval en febrero. El baile más importante de los casi 800 es el “Baile de la República” o “Baile de la Ópera Vienesa”. Tiene lugar el jueves anterior a la temporada de carnavales. Es el más lujoso y elegante de todos. En respuesta a este evento está el “Life Ball”, un evento de caridad celebrado en mayo por las víctimas del sida. Incluye varias de las tradiciones de los bailes austriacos: uso de máscaras y los trajes típicos (“trachten”).

Viena también se ha hecho una reputación por sus conciertos. El Concierto de Año Nuevo de la Filarmónica Vienesa es su máximo exponente. Beethoven, Mozart y Strauss se escuchan en la sala de conciertos del edificio de la Asociación de Música de Viena. Conciertos de música más moderna se dan en el “Donauinselfest” a fines de junio y comienzos de julio. Es uno de de los festivales de música al aire libre más grandes del mundo con unos 3 millones de asistentes.

Otros eventos importantes incluyen la Viennale o Festival de Cine de Viena en octubre. Ahí se muestran los últimos trabajos de la escena mundial y austriaca. En total unas 200 películas, documentales y cortos son mostrados en varios lugares alrededor de la ciudad. El “ImPulsTanz” en julio también es reconocido por ser el festival de danza contemporánea más grande de Europa. No sólo hay demostraciones públicas, sino hasta 200 talleres para todo aquel que quiera aprender.