Las festividades de Pontevedra, como las de Galicia entera, están íntimamente ligadas a su excelente gastronomía y sus vinos famosos en el mundo. Cada fiesta de Pontevedra se acompaña de buena música tradicional, recreaciones históricas, danzas y ritos ancestrales de esta tierra tan dada a conservar su identidad.

El tradicional carnaval o Entroido de Pontevedra, llega en febrero con un gran desfile de apertura. La Mostra da Parodia recorre la ciudad en la noche del martes y el cierre se hace con el Entierro del Loro Ravachol, figura central de los carnavales pontevedreses junto con el Rey Urco.

El mes de mayo nos trae la Fiesta de “Os Maios”, en la Plaza de la Ferrería del centro histórico. Una celebración de origen pagano con ritos de fertilidad, donde los participantes vestidos con trajes típicos entonan coplas satíricas danzando alrededor de unos monumentos cónicos hechos con flores y productos del campo reciben la luz del verano.

La Fiesta de San Benitiño de Lérez, el santo “máis milagreiro” venerado desde la Edad Media, es de Interés Turístico Nacional. Multitudes de devotos acuden hasta el emplazamiento del antiguo monasterio benedictino donde actualmente se sitúa el santuario con la pequeña imagen de San Benito, a orillas de río Lérez, en los arrabales de Pontevedra. Una concurrida romería en la que los asistentes pasan bajo el altar y untan un dedo en el aceite de la lámpara al que se le atribuyen poderes curativos, especialmente contra las verrugas.

Agosto trae las Fiestas de la Peregrina, la semana grande de Pontevedra con las fiestas en honor de la Patrona de la ciudad, la Virgen Peregrina. Son 15 días de conciertos, actos culturales, feria taurina, ofrenda floral a la Virgen y fuegos artificiales.
Claro que no faltan otras fiestas y ferias, como la Feria de la Calabaza, la Feria Medieval o Feira Franca y la celebración de la Noche de San Juan, la de Nuestra Señora del Carmen.