La ciudad de Alicante se caracteriza, como toda la Comunidad Valenciana, por la profusión de festividades. Entre las más populares podemos enumerar algunas:

Las Hogueras de San Juan son las fiestas mayores de la ciudad. La noche del 24 de junio arden los más de 200 monumentos de cartón piedra que decoraron la ciudad por cuatro días. Este rito de fuego acaba con una semana de diversión entre amigos en las famosas barracas, fuegos artificiales a diario y verbenas todas las noches. La otra fiesta patronal se hace en honor de la Virgen del Remedio, en la primera semana de agosto, culminando con una procesión multitudinaria.

La reconquista de las tierras se celebra en la fiesta de Moros y Cristianos, la más popular de la provincia. En Alicante se festeja en 5 fechas y zonas distintas de la ciudad durante primavera y verano con monumentales desfiles.

La concurrida “Romería de la Peregrina”, venerando la reliquia de la Santa Faz, se realiza el segundo jueves después de Pascuas. Con 5 kilómetros de caminata entre Alicante y el Monasterio de Santa Faz, donde se guarda el lienzo que la Verónica usó para limpiar el rostro de Cristo en el Calvario.

La Semana Santa Alicantina tiene la conocida Procesión del Silencio entre las más admiradas. Siempre pintoresca, la procesión por mar de la patrona de los marineros, la Virgen del Carmen, el 16 de julio en la isla de Tabarca y en el Club de Regatas de Alicante. La semana de Mercado Medieval se desarrolla a fines de junio y la ciudad cambia su cara para vestirse de historia.

Solamente debes programar tu visita tratando de coincidir con una fiesta y la diversión está asegurada. Siempre hay algo que festejar en Alicante!