En el Antiguo Egipto, el Faraón era la máxima autoridad. Era un rey al que se le consideraba como de origen divino. El resto de habitantes eran súbditos y debían obedecer las órdenes del faraón. En la imagen, vemos un papiro en el que se muestra un ejemplo del Faraón disfrutando de un grupo de músicos a su alrededor. Tienes más información en: “Faraones del Antiguo Egipto“.

Tienes más información en: "Faraones del Antiguo Egipto".