Si deseas escapar de lo cotidiano y no sabes a dónde ir, la ciudad de Huesca es una buena opción para una escapada de fin de semana. Esta ciudad cuenta con excelentes vías de comunicación, posee su propio aeropuerto y las vías terrestres están en buena condición por lo que no será fácil el movilizarnos y disfrutar de nuestra estadía.

Huesca es una ciudad española, perteneciente a la comunidad autónoma de Aragón, contando con solo un poco más cinco mil habitantes, de los cuales, gran parte labora en el sector de los servicios. La ciudad se encuentra bien comunicada, posee buenas carreteras, una de las cuales, es la autovía que comunica Huesca con el aeropuerto de Zaragoza, a tan solo media hora de trayecto, además, gracias a la línea de alta velocidad Huesca se encuentra a sólo dos horas y media de Madrid. A su vez cuenta con un aeropuerto recién inaugurado el cual se ubica a 5 minutos de la ciudad.

Si realizamos una escapada de fin de semana a Huesca podemos visitar los Palacios Renacentistas, la Catedral de Basbastro, el Santuario de Nuestra Señora de Torreciudad, el Embalse del Grado y la sierra de Guara.

Además, podemos desplazarnos hacia los pirineos, para esquiar y realizar turismo verde, aunque, si por el contrario, somos aficionados a los climas desérticos, no debemos preocuparnos pues a menos de media hora de la ciudad encontraremos el desierto de los Monegros, lugar en donde podremos dar un paseo en camello.

Si lo que buscamos es una escapada romántica de fin de semana podemos elegir una oferta de las que realizan las casas rurales para hospedarnos en suites y disfrutar de un típico pueblo de montaña en un espacio rodeado de impresionante naturaleza. La mayoría de ofertas incluyen dos noches de alojamiento, botella de vino de bienvenida y un recorrido en caballo o haciendo trekking teniendo una media de 150 euros.

Huesca no es solo naturaleza, también es gastronomía. Todos los que gustamos de las tapas y vinos podremos encontrar gran variedad de bocadillos, todos en base a productos producidos en las tierras de Huesca, además, debemos degustar los platillos tradicionales de esta ciudad como son las migas a la pastora, el pollo a lo chilindrón y la trucha.