En el lado norte de la Acrópolis de Atenas, se alza el Templo de Erecteión. El nombre significa “el que sacude la Tierra”. Fue hecho en honor a Atenea Polias (protectora), Poseidón y Erecteo, rey mítico de la ciudad. Su construcción se inicia en el 421 AC y se concluye en el 406 AC. Reemplazó al templo arcaico de Atenea Polias, destruido por los persas en el año 480 AC.

Templo de Erecteion

El diseño se atribuye al arquitecto Filocles, y es considerado uno de los más bellos monumentos arquitectónicos griegos. Es de orden jónico, está hecho de mármol pentélico y consta de tres pórticos. Uno de ellos es la famosa tributan de las cariátides. Cada una mide de 2,3 metros de altura y sostienen el entablamento. La que se encuentran ahí son copias, 5 están en el Museo de la Acrópolis y otra en el Museo Británico de Londres.

Cariátides de Grecia

El templo de Erecteión agrupaba algunas de las reliquias más antiguas y más sagradas de los atenienses. Fue lugar donde la mitología cuenta que tuvo lugar la disputa entre Atenea y Poseidón. De hecho, existen marcas que se atribuyen al tridente de Poseidon. Hay un pozo de agua salada y el olivo sagrado que Atenea dio a la población tras su disputa con el dios del mar.

En su interior se se halla el Paladio, una estatua de Atenea que fue consagrada por el rey Cécrope. También las tumbas de Cécrope y Erecteo y una capilla dedicada a Pándroso, la hija de Cécrope.