Enoshima es una isla de Japón que a pesar de sólo contar con cuatro kilómetros de perímetro es muy popular por su valía espiritual. Enoshima es parte de Fujisawa y se ubica en la bahía de Sagami.

A Enoshima podemos llegar con la línea Odakyu (tren Enoshimaden) que tendremos que enlazar en Kamakura siendo el precio medio de todos los pasajes de 5 euros. En su extensión podremos encontrar templos de diferente índole, naturaleza salvaje, un faro ideal para tener una vista panorámica y muchas grutas llenas de encanto.

Enoshima es un sitio sagrado, que ha alcanzado el estatus de mágico debido a la gran cantidad de rituales que se realizaron durante muchos años en los templos y las redes de cuevas que la conforman.

El santuario más importante de esta isla está dedicado a la diosa de la música, Benzaiten, por ello se pueden observar diversas esculturas y monumentos erigidos para su veneración. Hay que destacar también que otro de los templos más interesantes para visitar es el de Mikkyo, donde se impartían enseñanzas ligadas a la rama esotérica del budismo. Además, a lo largo de la isla encontraremos monumentos dedicados a los distintos dioses de la cultura oriental.

En Enoshima también encontramos el Jardín de Plantas Tropicales, sitio creado en 1880 que fue muy visitado hasta el año 1923, cuando fue devastado por un terremoto. Sus puertas reabrieron en 2003.

Otro destino de Enoshima es su acuario. El mismo puede ser recorrido en una media de cuatro horas, y tiene como principal atractivo su espectáculo de delfines. La entrada al acuario tiene un precio de 18 euros.

En la actualidad, la mayoría de paquetes turísticos ofrecidos en las grandes ciudades de Japón, como Tokio, ofrecen un tour por Fujisawa (donde podemos recorrer sus hermosas playas) y la isla de Enoshima, por lo que es un sitio recomendado para visitar.