La leyenda que circula por los pueblos del área cuenta que, en una de las andadas de beneficencia de la reina Isabel, se encontró con su rey el cual le pregunto que andaba en su humilde delantal, al que ella respondía que rosas (en lugar de monedas para limosna), el rey al querer comprobar que eran, lo abrió la reina y efectivamente… de el brotaron unas hermosas y perfumadas rosas rojas!. Tienes más información en: “El Milagro de las Rosas“.

Tienes más información en: "El Milagro de las Rosas".