El Lido es una fina línea de arena dorada de 12 kilómetros que separa y protege a Venecia del mar Adriático. Está a 15 minutos de vaporetto de línea regular hacia el este, desde Venecia.

Puedes cruzar con el coche en el ferry. Pero es posible hacer el recorrido en autobús, aunque la bicicleta es más popular, allí mismo alquilan.

Su mayor atractivo es la playa de arenas finas, con las características casetas todo a lo largo. O hacer caminatas por el paseo marítimo. La zona está muy bien dotada para el ocio y el deporte. La temporada alta es entre julio y septiembre, después la mayoría de los hoteles cierran.

Las mejores playas son de pago y se encuentran en el Lungomare G. Marconi. En Alberoni hay una de las pocas de tipo público, además de un campo de golf.

No solamente playas tiene Lido, el barrio de San Nicolò, hacia el norte, es de interés cultural. El corazón de la isla es el Gran Viale Santa Maria Elisabetta, que une la laguna con el mar y tiene elegantes tiendas, restaurantes turísticos y lujosos hoteles. Es aconsejable hacer un paseo por el Hotel des Bains, donde Thomas Mann ambientó su “Muerte en Venecia”, el Hotel Excelsior, preferido de las estrellas de cine que acuden a la Mostra de Cine en septiembre, el Palacio del Cine o el Casino y, si llevas ropa elegante, tentar a la suerte.