El Edificio Chrysler es un rascacielos de Nueva York. Es considerado un ejemplo clásico de la arquitectura Art Decó y uno de los más bellos edificios de la ciudad. Se construyó entre los años 1928 y 1930. Fue el edificio más alto de la ciudad —con 77 pisos y 319 metros— por 11 meses antes de que construyeran el Empire State.

El edificio está construido en albañilería, con un esqueleto de acero y revestimiento de meral. En total el edificio tiene 3,862 ventanas en su fachada. Dado que fue construido por el magnate Walter P. Chrysler, el dueño de la empresa de coches homónima. Por ello la ornamentación del edificio se basa en las características que eran usadas en los coches. Las esquinas del piso 61 tienen águilas que son replicas de las campanas del Chrysler 1929; en el piso 31 las esquinas tienen más ornamentaciones pero con tapones de radiador.

Quizá por lo que es más conocido este edificio es su cúpula de metal. El esqueleto está hecho de vigas de acero curvadas. Las paredes interiores de la cúpula son de ladrillo pero el exterior está revestido de un tipo de acero inoxidable llamado “Nirosta”, utilizado por primera vez por sus propiedades inoxidables. Está acanalado y remachado en un patrón de irradiación de rayos de sol.

Para llegar se puede tomar las líneas S,4,5,6 y 7 del metro hasta la parada Grand Central.