La costa ecuatoriana tiene diversas ciudades a las que puedes llegar y pasar unos días inolvidables, desde desayunar escuchando las olas del mar o recorrer las calles deslumbrándote con edificios hechos desde épocas republicanas. Es así que puedes empezar en Guayaquil, el principal Puerto Marítimo de Ecuador, una ciudad netamente comercial. Podrás pasear por el Malecón Simón Bolívar y recorrer la historia ecuatoriana desde la costa, primero viendo la Torre Morisca del Reloj, continuando con el Cerro Santa Ana y continuando con el barrio más antiguo de la ciudad, Las Peñas.

Guayaquil de noche

Después puedes continuar por Salinas, un foco turístico de la costa que está en miras de desarrollo y crecimiento constante, si eres aficionado del buceo o competencias acuáticas, este destino es obligatorio; prepárate para la pesca deportiva y los paseos en las “chocolateras”. No olvides comprar las artesanías del lugar, especialmente sus tejidos de lana, mimbre y orfebrería.

Playa de Salinas

Continuando el recorrido, más al norte, se encuentra la ciudad de Atacames, el destino favorito de los jóvenes, aquí podrás gozar del sol al ritmo de buena música y deliciosas bebidas. No dejes de pasar el día al lado de un chozón típico de palma, disfrutando la deliciosa caipiriña o exquisitos jugos de frutas naturales. Y si deseas sumergirte en la vegetación Esmeraldas es la provincia que no debes dejar de visitar, su mar azul y sus paisajes verdes te harán sentir en el paraíso. Disfruta de este ambiente tropical bailando al ritmo de la marimba y con gente oscura con el carbón.

Vegetacion en Esmeraldas