El edificio de la Diputación Provincial de Alicante es un palacio de estilo neoclásico con reminiscencias barrocas. Fue construido con diseño del arquitecto Juan Vidal en el año 1931. En la actualidad está considerado como monumento.

Ocupa un solar de la Avenida de la Estación, en el ensanche de la ciudad. Es uno de los edificios más conocidos y emblemáticos de la ciudad, a lo que ayuda que se encuentra sobre una de las avenidas por donde accede el tránsito vehicular hacia el centro.

Es un ejemplo alicantino de la arquitectura guiada por los principios Beaux Arts. En el edificio destaca un importante porche en la entrada, con sendas torres que flanquean la fachada principal presidida por un gran balcón.

Todo se encuentra realzado por un jardín enrejado, el Jardín de los Ilustres Alicantinos, que lo rodea. Este es un jardín romántico donde se han erigido monumentos de tipo clásico en honor de personalidades alicantinas.