Dentro de las opciones de hospedaje que debemos analizar al momento de elegir nuestro próximo destino de viaje encontraremos el alojamiento todo incluido, por ello, si buscamos disfrutar de los beneficios de los resorts all inclusive, hay una serie de detalles que debemos tener en cuenta al momento de contratar el hotel.

Lo primero será analizar todos los servicios y beneficios que incluye el paquete que nos ofrecen. Según la cantidad de días contratados es factible que existan variaciones en el ofrecimiento, por ejemplo, en estadías de tres a más días suelen incluirse tours por la ciudad o atracciones turísticas cercanas al hotel; si nuestra estadía es por un evento específico como un fin de semana de solteros, los paquetes suelen incluir un open bar fuera de los horarios tradicionales, etc.

Otro detalle es si el paquete incluye entradas a parques temáticos o días temáticos específicos pues muchas veces uno viaja pensando solo en disfrutar de la playa y en ese caso no serán beneficios que vayamos a utilizar. Lo mismo para quienes desean pasear todo el día para conocer el lugar de destino pues no harán uso de beneficios como las comidas, actividades, etc., y sería un gasto innecesario el contratar un alojamiento todo incluido. Si no vamos a hacer uso de todos los beneficios se recomienda contratar un servicio tradicional y pagar por extras como el uso del spa, de servicio de masajes, algunas bebidas u otros.

Finalmente, es importante recordar leer bien el contrato pues muchas veces se detallan algunas bebidas, comidas u horarios en el bar y los restaurantes donde nuestros consumos no serán cubiertos por el sistema de todo incluido y nos facturarán estos gastos al momento del check out.