Cuba cuenta con varios lugares paradisíacos. En primer lugar, en Guanabacoa, provincia de La Habana es donde se localiza la primera de las mejores playas de cuba: Playa Guanabo. No es conocida tanto por su fina arena o su agua cristalina, sino por el entorno que la rodea. El municipio donde está situada es un pueblo marinero que todavía conserva la esencia de la Cuba más profunda. Es por este motivo que acercarse hasta ella y degustar en primera persona el sabor característico del país, siempre merece la pena. Basta decir que en ella veranean los propios cubanos.

La Playa El Pilar que debe su nombre al barco del escritor Hemingway. Éste llegaba a veranear en su barco El pilar hasta esta playa remota situada en la provincia de Ciego de Ávila. Esta situada en una de las innumerables y remotas islas que salpican el Canal Viejo de Bahama.

Al sur de la isla, en el municipio de Trinidad (declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO) se encuentra el Valle de los Ingenios. Y junto a él Playa Ancón, la playa más paradisíaca de la zona sur de Cuba. Esta opción permite diversificar un poco las actividades y acompañar el día de sol y playa con un paseo por el cercano valle o hacer un poco de buceo. Esta playa posee más de treinta puntos idóneos para esta actividad, a lo largo de la magnífica y extensa barrera coralina, donde yacen restos de antiguos buques hundidos.


Foto realizada por

Y finalmente, a tan sólo un par de kilómetros de la costa norte en la Provincia de Pinar de Río se encuentra Cayo Levisa. Se trata de una isla muy pequeña, poco más de 2 km cuadrados, que posee una hermosa playa al norte. A ella sólo se puede acceder mediante embarcaciones por lo que resulta un lugar perfecto para el relax y la intimidad. Este cayo no está tan urbanizado como muchos otros, en primer lugar por su extensión y en segundo por que en él no existen residencias. Algún hotel pequeño y pocos restaurantes componen este islote perfecto para el descanso.