Las civilizaciones prehispánicas tuvieron una importancia muy relevante en el territorio que hoy comprenden México y Guatemala. Dicha región fue ocupada por diferentes asentamientos pertenecientes al Imperio Maya, lo que ha permitido que en la actualidad los viajeros puedan disfrutar de una gran cantidad de sitios arqueológicos importantes.

Cerca de la frontera, entre los mencionados países, se encuentran las ruinas mayas de Bonampak. En ese sitio se emplazaba una ciudad maya importante, pero que nunca llegó a tener la relevancia de otras urbes de la misma civilización. Además, se trata de uno de los yacimientos arqueológicos mayas más jóvenes ya que se descubrió en 1946 y hasta el momento continua siendo estudiado.

El poblado de Bonampak dependía de otra ciudad maya de mayor importancia, llamada Yaxchilán, que se encontraba a pocos kilómetros de allí. Esto llevó a que el sitio nunca se convirtiese en un gran centro político o económico (lo que en parte demoró su descubrimiento), pero sí se posicionó culturalmente como uno de los más importantes del Imperio Maya.

Este posicionamiento cultural se dio a que en sus edificaciones se han encontrado bellísimos murales pintados que hasta el momento son objetos de estudio. Según los arqueólogos que descubrieron el lugar, la gran mayoría de las pinturas están en un edificio bautizado como Templo de los Murales, y algunas de las que han sido relevadas datan aproximadamente del año 790 después de Cristo.

Hasta el momento, se desconocen los significados de todos los murales que pueden apreciarse en Bonampak, aunque muchos ya ha sido fotografiados y estudiados en los museos y universidades más importantes del mundo. Durante la década del 90 se realizaron varios relevamientos de las pinturas de este poblado y se indicó que la mayoría hablaban de las hazañas militares del pueblo maya.

Pero no todo es guerra en las pinturas y relieves encontrados en las ruinas mayas de Bonampak. También se pueden apreciar frescos en los que se representan los aspectos más importantes de la vida cotidiana en el poblado. Sin duda, son registros invaluables de una de las civilizaciones más sobresalientes de la historia de América Latina.