Viajar a Turkmenistan puede llegar a ser una experiencia un tanto difícil pero a la vez enriquecedora, por su historia y forma de vida.

Caminando por el Desierto

Turkmenistan no ha ganado mayor fama como destino turístico debido en gran parte al riesgo que involucra viajar a estas áreas por las constantes e incesantes guerras de sus regiones aledañas desde la independencia de la Unión Soviética en el año de 1991, y también por el hecho de poseer áreas muy desérticas. Por lo que la mayor fuente de turismo se resume a la vista de la capital, Ashgabat, una moderna y creciente ciudad. Que remplazo a la antigua capital construida en el año de 1881, destruida por un fuerte terremoto en el 48, luego desde la capital vale la pena dirigirse a la segunda ciudad más importante, Mary, al este de Ashgabat, donde toman lugar los puntos turísticos en los extremos del desierto y las antiguas ruinas de Merv (ahora llamadas Mary).

Turkmenistan

El territorio de lo que es hoy día Turkmenistan fue sede y punto de inicio de los mas grandes imperios de la época de los Persas. Compartiendo fronteras con Kazakhstan hacia el norte, Uzbekistan al este, Afganistán hacia el sureste e Irán hacia el sur. Con los atractivos geográficos del mar carspico y el famoso desierto de arena negra, el Desierto Kara Kum que ocupa el ochenta por ciento de su totalidad.

Ashgabat

Os recomendamos siempre guardar vuestra distancia y rectitud ante las costumbres y tradiciones regionales!