La capital de Oman, Muscat esta dividida entre tres dominios principales que valen la pena conocer en vuestro recorrido por la capital. Muscat, el hermoso y antiguo centro portuario, dominado por el antiguo palacio del Sultan, los edificios de la corte Imperial y las oficinas del gobierno. Además de ello, dos enormes fortalezas Portuguesas que se han mantenido bien preservadas desde el siglo 16, Al Jallai y Mirani, cuidan la entrada de Muscat, rodeado por los antiguos muros que bordean la ciudad.

Mezquita en Oman

Para obtener una bella vista de la ciudad capital de Muscat, lo mejor es ascender hasta la fortaleza de Mutrah, desde donde se podrá observar las antiguas casas del pueblo y a sus angostas calles. Alcanzando con vuestros ojos hasta el océano, donde se encuentran las hermosas e impresionantes obras de arte representantes de la arquitectura árabe de Oman, las “Mezquitas”, que eran los antiguos palacios de los poderosos sultanes quienes las edificaron próximas al océano, de aquí, la mezquita de Ali y la inmensa mezquita del Sultan Qaboos.

Mezquita de Oman

Lamentablemente la entrada a las Mezquitas esta prohibida para aquellos que no sean Musulmanes, por lo que lo mejor es respetar sus tradiciones y dedicarse a tomar fotografías de las impresionantes obras arquitectónicas.