Un sitio que me fascina es África y hoy os publicaré un artículo que me gustó leyendo una revista, perfecto viaje a Namibia.

Namibia bandera

Namibia escudo

Namibia Situación Geográfica

La fuente de la Información es la Revista Viajes de National GeoGraphic, y es un artículo de MONTSE LUCENA al que he anadido un poco de información personal, por cierto revista 100% recomendada.

Cuando aterrizamos en el aeropuerto de Windhoek, en Namibia, encontramos su pista cubierta por grandes saltamontes y langostas. Son un anticipo de la colección de animales que veremos durante el viaje. Nuestro objetivo es llegar a las cataratas Victoria atravesando el territorio de Botsuana en coche.

Discurrimos por llanuras semidesérticas que las lluvias han reverdecido estamos en marzo, época de lluvias, y esta circunstancia nos permite ver muchos animales. Poco a poco nos adentramos en el desierto del Kalahari, donde nos sorprende la presencia de hierbas y plantas a nuestro alrededor, en lugar de yermas llanuras pedregosas.

Rio Okavango

Circulamos por una carretera recta y larga, que atraviesa aldeas con chozas de barro y tejados de paja. Por fin, un cambio en el paisaje -ahora es un oasis de vida- nos indica que hemos llegado a la misma desembocadura del Okavango.

En Maún contratamos una excursión en «mo-koro», una piragua quese construye vaciando el tronco de un árbol. En ella recorremos los canales del río, entre juncos, cañas y papiros. El guía impulsa la canoa a golpes de pértiga, suavemente, en busca de hipopótamos, pero ha llovido mucho y los juncos y cañas están más altos que nunca; nos conformamos con oírlos.


Riqueza salvaje y natural

En el camino desde Maún a la frontera con Zimbabue, nos cruzamos con elefantes, jirafas, antílopes y todo tipo de aves. ¡Es increíble! Aún no hemos entrado en ningún parque y la fauna salvaje ya acude a saludarnos. Estamos emocionados. Pero la mayor evidencia de riqueza animal la encontramos en el Parque Natural de Chobe. Allí vemos elefantes, búfalos, jirafas, leonas, hipopótamos, cocodrilos, gacelas, antílopes…

Parque Natural de Chobe

Parque Natural de Chobe

Y al fin llegamos a las cataratas Victoria, donde dejamos que el «humo que ruge» (su nombre original) nos moje hasta el alma.

cataratas Victoria