Los diversos presidentes que han pasado por la historia de Estados Unidos han marcado el desarrollo del país. Las acciones llevadas por cada uno de ellos han ido contribuyendo a que Estados Unidos sea a día de hoy una superpotencia mundial. ¿Qué presidentes hicieron historia durante su mandato? Te los mostramos a continuación.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Índice

¿Cuáles han sido los mejores presidentes de Estados Unidos?

George Washington

Tras la revolución estadounidense y la Guerra de la Independencia de EE.UU., Washington no solamente fue el primer Presidente de EE.UU., sino también Comandante en Jefe del Ejército Continental revolucionario durante la guerra.

Washington está considerado uno de los Padres Fundadores de los EE.UU. junto con John Adams, Alexander Hamilton, Benkamin Franklin, John Jay, James Madison y Thomas Jefferson.

Proveniente de la guerra franco-indígena, en la que fue nombrado teniente coronel para apoyar al Imperio Británico, G. Washington destacó por tratar de crear una nación capaz de convivir en paz con sus países vecinos. Así, sus proclamaciones de neutralidad en 1793 sirvieron de base para la prevención de cualquier implicación en conflictos extranjeros.

Asimismo, apoyó planes para la creación de un banco nacional, el pago de la deuda nacional y la aplicación de un sistema fiscal.

Washington fue el responsable de la firma del Tratado Jay en 1795. Gracias a este tratado, se evitó la guerra y se consiguió mantener toda una década de paz con Gran Bretaña.

Muchos son los historiadores que lo consideran como uno de los más grandes presidentes de Estados Unidos gracias al establecimiento de la transición de la nación hacia el pacifismo y su crítica al partidismo, la participación en guerras y la sectoralización.

John Adams

El sucesor de Washington fue John Adams, segundo presidente de los Estados Unidos y considerado otro de los padres fundadores del país. Ejerció como vicepresidente de G. Washington a lo largo de dos mandatos y fue elegido presidente en 1796.

Durante su mandato, las confrontaciones con el Partido Demócrata-Republicano de Thomas Jefferson fueron constantes, así como la facción más dominante de su propio partido (el Partido Federalista), liderado por Alexander Hamilton.

Adams defendió la resolución de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos y, en palabras de Thomas Jefferson, fue un pilar básico a la hora de que ésta fuera aprobada por el Congreso.

También fue el responsable de la promulgación de las Leyes sobre Extranjeros y Sedición en previsión de una guerra contra Francia. Se trataba de un conjunto de decretos destinados a poner límites a los extranjeros y cohibir la crítica de la prensa hacia su gobierno.

De este modo, los inmigrantes franceses e irlandeses vieron aumentado el periodo de espera para obtener la naturalización. Además, EE.UU. podía expulsar a aquellos extranjeros que considerase potencialmente peligrosos.

John Adams fue el padre de John Quincy Adams y, entre sus grandes logros como presidente, destaca el de aportar una solución pacífica a la Cuasi-Guerra frente a la oposición belicista de Hamilton, así como haber construido tanto el ejército como la marina.

Thomas Jefferson

Jefferson fue el tercer presidente de EE.UU. y se incluye entre los Padres Fundadores de la Nación. Aunque el papel de John Adams en el camino hacia la Declaración de Independencia de Estados Unidos es indiscutible, Jefferson fue el principal autor de la misma en 1776.

Es conocido, además, por promulgar los ideales de republicanismo en EE.UU, promover la democracia y luchar contra el imperialismo británico.

Fue, en realidad, un filósofo-político, un hombre de la Ilustración que conocía a varios líderes intelectuales tanto de Gran Bretaña como de Francia. Favorecía a la clase obrera como ejemplo de las virtudes republicanas, desconfiaba de los financieros y favorecía los derechos de los Estados, así como un gobierno federal limitado.

También apoyó la separación de Iglesia y Estado y fue co fundador del Partido Demócrata-Repúblicano junto a James Madison. Gracias al gobierno de Jefferson, se acuñó el epónimo democracia jeffersoniana y tuvo lugar la fundación de la Universidad de Virginia.

Además de filósofo y político, fue horticultor, arquitecto, paleontólogo, músico e inventor, razones más que suficientes para que varios historiadores lo consideren uno de los presidentes de EE.UU. más importantes.

John Quincy Adams

Hijo de John Adams y nacido en 1767, fue un diplomático y político que fue elegido sexto presidente de los Estados Unidos en 1825, tras el mandato de James Monroe, durante el cual fue Secretario de Estado.

Quincy Adams estuvo implicado en numerosas negociaciones internacionales y participó en la creación de la Doctrina Monroe, según la cual toda intervención de los Estados europeos en América sería considerada un acto de agresión que requeriría la intervención de EE.UU.

Emprendió un amplio programa de modernización, aplicación y desarrollo de la educación, a pesar de que finalmente éste fue bloqueado por el Congreso.

También desarrolló el llamado Sistema Americano, que consistía en la aplicación de altos aranceles para promover el desarrollo interno de la nación. Así, presentó un plan de modernización en el que se incluía la construcción de infraestructuras, una universidad nacional, etc.

Quincy Adams fue uno de los mejores diplomáticos de la historia de EE.UU a raíz de la creación de la Doctrina Monroe. Firmó varios tratados de reciprocidad con estados como Dinamarca, México, Austria y Prusia, entre otros.

Tras no ser reelegido en las elecciones presidenciales de 1828, fue elegido para la Cámara de Representantes de Massachussets, convirtiéndose en el único presidente en hacerlo. Fue miembro de la Cámara durante sus últimos 17 años de vida.

Andrew Jackson

Andrew Jackson es uno de los presidentes cuya efigie aparece en el anverso de los billetes 20 dólares estadounidenses. Jackson fue el 7.º presidente de los Estados Unidos, el primero de origen humilde en asumir la presidencia de la nación y posiblemente el único que había sido previamente prisionero de guerra cuando todavía era un niño.

La fama de Jackson empezó a generarse tras la victoria de las fuerzas estadounidenses dirigidas por Jackson en la guerra anglo-estadounidense de 1812. Así, EE.UU. derrotó a los británicos en la conocida batalla de Nueva Orleans.

Unos años más tarde, Jackson fue derrotado ante John Quincy Adams en su primera candidatura presidencial de 1824, pero ascendió al poder en 1829 y hasta 1837, siendo así el primer presidente de EE.UU. elegido por sufragio universal.

Está considerado como uno de los grandes ídolos de la historia estadounidense por haber dado fin a la guerra de 1812 en la batalla de Nueva Orleans, haber anexionado la península de Florida tras comprársela a los españoles en 1819 y haber sido dirigente de las guerras indias contra las tribus indígenas creek, cheroqui y seminola.

Gracias a Jackson, se reconoció la nueva República de Texas, hasta entonces perteneciente a México.

En el gobierno nacional, destacó por su defensa del hombre común. Jackson desarrolló numerosas diferencias con el Banco Nacional, considerándolo una institución antidemocrática y anticonstitucional por privilegiar solo a unos pocos, esto es, a los más ricos, frente a las demás clases sociales. Fue asesinado en 1835 mediante un atentado de bala a manos de Richard Lawrence.

Abraham Lincoln

Nacido en Kentucky en 1809, se convirtió en decimosexto presidente de los Estados Unidos en 1861, siendo el primer presidente perteneciente al Partido Republicano.

Fue uno de los presidentes más importantes para la historia de la nación, principalmente por introducir una serie de medidas a lo largo de su mandato que dieron como resultado la abolición de la esclavitud. Sus acciones lo han llevado a aparecer en los actuales billetes de 5 dólares estadounidenses.

Durante la Guerra de Secesión en 1863, Lincoln presentó su Proclamación de Emancipación, mediante la cual anunció que todos los esclavos de los Estados Confederados de América serían liberados, excepto Kentucky, Misuri, Maryland, Tennessee o Delaware, estados que no aparecían recogidos en ella y que nunca llegaron a declarar la secesión.

Lincoln destacó asimismo por su oratoria, gracias a la cual movilizó exitosamente la opinión pública de los EE.UU. mediante su retórica y discursos. Al finalizar la guerra, Lincoln estableció una amplia política de reconcialización a fin de establecer la reconstrucción del país.

Lincoln fue asesinado en Washington D. C. en 1865, justo en el momento en que la Guerra civil estadounidense llegaba a su fin. Se produjo cuando acudía con su mujer a una representación teatral en el Teatro Ford, ubicado en la capital de Estados Unidos.

Lincoln fue el primer presidente de Estados Unidos que murió asesinado, aunque no obstante ya se había producido un intento de asesinato fallido al séptimo presidente, Andrew Jackson, en 1835.

Theodore Roosevelt

Theodore Roosevelt fue el vígesimo presidente de EE.UU. entre 1901 y 1909. Líder del Partido Republicano y fundador del Partido Progresista, destacó por su personalidad fuerte, descrita por muchos como “personalidad de cowboy“, y la cantidad de logros conseguidos a lo largo de su vida política. Como líder del Movimiento Progresista, contribuyó al activismo social para poner fin a la corrupción.

Tras el asesinato del presidente William McKinley en 1901, Roosevelt pasó de ser vicepresidente a convertirse en Presidente de los Estados Unidos, siendo así el presidente más joven en asumir el cargo en toda la historia de Estados Unidos.

Asimismo, fue el primero desde 1865 que no había luchado en la Guerra de Secesión. Roosevelt luchó contra los monopolios y desarrolló el concepto de Square Deal (acuerdo justo y honesto) gracias a su política interna basada en favorecer a la clase obrera.

Acuñó la doctrina del Gran Garrote (Big Stick) por sus actuaciones en materia de política exterior. El concepto, sacado de una frase pronunciada por Roosevelt en 1901, ilustra su voluntad de realizar pactos y negociaciones con sus adversarios internos y externos, pero al mismo tiempo mostrando siempre la posibilidad de actuar con violencia si llegaba a ser necesario.

Varios historiadores consideran el mandado de T. Roosevelt como el inicio del imperialismo estadounidense y su papel como gran potencia mundial.

Franklin D. Roosevelt

Franklin Delano Roosevelt se convirtió en presidente de Estados Unidos en 1932 y se caracterizó por ser el primero en la historia de la nación estadounidense en ganar cuatro elecciones presidenciales seguidas, es decir, en 1932, 1936, 1940 y 1944.

De este modo, fue el presidente de EE.UU. más longevo de la historia, dado que desempeñó cuatro mandatos constitucionales seguidos.

Su apuesta por una nueva política basada en el concepto de New Deal (literalmente, Trato Nuevo) es principalmente lo que le hizo ganarse la confianza de los ciudadanos estadounidenses de 1932. Se basaba en incentivar el gasto público mediante la inversión en infraestructuras, entre ellas varias hidroeléctricas, carreteras, colegios, etc.

Su política en el plano social está considerada como una de las más exitosas de la historia. De hecho, se considera que Franklin D. Roosevelt cambió al país mediante una revolución basada el derecho equitativo de todo individuo, independientemente de la clase social a la que perteneciese.

Aunque no hay datos que demuestren la eficacia del New Deal, sí que es cierto que contribuyó a una mejora de la democracia estadounidense en los años posteriores.

Durante su mandado afianzó la primacía mundial estadounidense a lo largo del mundo y estableció relaciones diplomáticas con la Unión Soviética en 1933.

Fue el responsable de poner en marcha una serie de medidas preventivas como respuesta a la amenaza de la Alemania de Hitler, a fin de preparar al país para un posible enfrentamiento armado durante la Segunda Guerra Mundial. Tras el histórico ataque a Pearl Harbor en 1941, Roosevelt pidió el estado de guerra al Congreso.

John F. Kennedy

John Fitzgerald Kennedy fue el 35.º presidente de los Estados Unidos en el periodo que abarca desde 1961 hasta 1963. Más conocido como John F. Kennedy, Jack Kennedy o JFK, se convirtió en el presidente más joven en la historia de su país, después de Theodore Roosevelt.

Fue asesinado el 22 de noviembre de 1963 mientras realizada una visita política en Dallas, en el Estado de Texas. Este crimen marcó un antes y un después en la historia de EE.UU. y supuso un traumático impacto en la memoria del país.

Varios hechos históricos sucedieron a lo largo de sus tres años de mandato: la invasión de Bahía de Cochinos, la crisis de los misiles de Cuba, la construcción del Muro de Berlín, el Movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos…

Su acción durante todos ellos le llevaron a convertirse en un modelo a seguir y un icono de las esperanzas y aspiraciones de los ciudadanos estadounidenses y, aún a día de hoy, varias encuestas demuestran que la sociedad de EE.UU. lo considera uno de los mejores presidentes.

Kennedy estaba a favor de la igualdad y la protección de todos los residentes en su país, ya fueron ciudadanos nacidos en su país o inmigrantes que hubieran obtenido la nacionalidad estadounidense.

Apoyó los postulados de su partido para cambiar las políticas gubernamentales sobre inmigración, acción que culminó en la promulgación de la Ley sobre Inmigración y Nacionalidad de 1965, la cual impulsó la inmigración desde Latinoamérica y Asia.

Dado su deseo de que Estados Unidos liderara la carrera espacial, en 1961 declaró su objetivo de llevar a un hombre a la Luna. Trabajó junto al ingeniero de origen soviético Serguéi Jrushchov durante 1963, pero el presidente Kennedy fue asesinado antes de que el acuerdo entre ellos pudiera formalizarse. No obstante, el objetivo del Programa Apolo se cumplió en 1969 y el primer hombre pisó la Luna.

Este artículo ha sido compartido 21 veces. Hemos dedicado muchas horas para recopilar esta información. Si te ha gustado, compártelo, por favor: