Los polinesios disfrutan mucho de reunirse en grupo, para bailar, orar y cantar. La vida cotidiana consta de numerosas reuniones,  alegres fiestas los viernes por la noche y las asistencias de los domingos a misa.

El tamure es la danza tradicional y la música contemporánea es la kaina porinetia, que se baila por todos los pobladores. Sus bailes tienen una carga erótica y provocativa. Cuando los misioneros llegaron a Polinesia, estos bailes los dejaron muy sorprendidos, especialmente el timorodee y el baile en pareja upaupa.

El baile Tamure

Su vestimenta destaca por ser de colores vibrantes y acompañada de un accesorio típico, el collar de flores entrelazadas.

Entre las manifestaciones de artesanía local destacan los tejidos de pandanus para fabricar manteles, bolsos y sombreros. Se realizan con las hojas de pandanos que son árboles grandes y delgados que crecen a la orilla del mar.

Las tifaifai son sábanas de colores brillantes que se elaboran en algunas islas y es tradición regalarlas como símbolo de bienvenida y regalo de bodas.

Tafaifai

Es muy tradicional en la región que se use el monoe, una fragancia que es una mezcla de aceite de coco y flores.

El saludo de bienvenida es un beso en la mejilla. La manera de vestir es relajada por lo que no hay estándares de vestimenta ni en los lugares de moda.

Antes de ingresar a un hogar polinesio es regla quitarse los zapatos en la entrada. Puede que a la hora de la comida no le ofrezcan cubiertos pues algunos platos se comen  a mano

A diferencia de muchos lugares en el mundo, no se hacen diferencias de acuerdo al sexo, tanto hombres como mujeres son tratados de la misma manera y en igualdad de condiciones.

Pandanus

La familia en Polinesia es vista como una gran institución conformada no sólo por los padres e hijos sino también por los tías, sobrinos, primos lejanos e hijos adoptados llamados faamu.