El saludo en Japón consiste en inclinarse ligeramente desde la cintura, el tronco y cabeza van juntos en línea recta. Hay que inclinarse un poco más con una persona de mayor jerarquía (un anciano o persona mayor). Se debe tener cuidado de no hacer un movimiento exagerado con inclinarte un momento a 15, 25 o 45 es suficiente. En el caso de los hombres las manos van a los costados; en el de las mujeres, estas van unidas sobre la falda.

Según la costumbre japonesa, es de mala educación ir comiendo o tomando algo mientras caminas por la calle o en algún lugar público. En los restaurantes se da una toalla pequeña para limpiarse las manos antes de comenzar a comer. También antes de empezar se agradece la comida diciendo “itadakimasu” y al terminar “gochisosama”, pero no a quien sirvió la comida sino que se trata de algo similar a bendecir la mesa.

Si se come junto con otras personas se debe esperar a que otro lo haga por nosotros. De igual manera hay que estar atento cuando se le termina la comida o la bebida a un compañero, para poder servirle más. Un tema curioso es que si uno es invitado a comer a una casa, es de mala educación ayudar a levantar la mesa, debes dejar que hagan todo por ti.

Si de tradiciones hablamos, una de las más conocidas es la ceremonia del té. Siempre se hace en una habitación apacible, por lo que el comportamiento debe ser igual. La posición para sentarse es en “seiza”, una postura típica japonesa, similar a estar en cuclillas con las rodillas apoyadas en el. Cuando sirven el jarrón de té se debe girar 180 grados en sentido horario y recién entonces beber un poco. Luego vuelves a girarlo de igual forma y se pasa a la persona de al lado.