Cuando los niños nacen, en la India es costumbre arrojarlos literalmente desde una altura de 15 m. Caen sobre una tela blanca elástica sostenida por varios hombres. Es un ritual considerado peligroso por muchos y que actualmente se encuentra bajo investigación por parte de la Comisión Nacional para la Protección de Derechos Infantiles. Tienes más información en: “Costumbres indias“.

Tienes más información en: "Costumbres indias".