Una característica especial en los daneses es su respeto a los demás, es por eso que Dinamarca, en 1989 se convirtió en el primer país europeo en legalizar el matrimonio entre dos personas del mismo sexo, esto hablar muy bien de su pueblo y cultura porque son personas tolerantes, que apuestan por la libertar y justicia de los demás; puesto que siguen fielmente sus leyes y Constitución.

Familia viajando

Aunque se trata de un país muy moderno, los daneses valoran sus tradiciones y costumbres, poniendo siempre al frente su bandera, a su reina y a su moneda porque para ellos todos estos elementos son parte fundamental de su patrimonio cultural, eso no implica que sea serios, muy por el contrario entre sus habitantes encontrará actitudes muy relajadas y alegres, para algunos turistas será complicado comprender el humor y sarcasmo danés.

Una costumbre muy instaurada en Dinamarca es andar en bicicleta, los daneses suelen desplazarse así por trechos cortos, aunque si tienen buen físico no dudan en hacer viajes más largos. Existen parqueos y rutas especiales para aquellas personas que optan por este medio de transporte, pues también representa un ahorro de energía y un aporte al medio ambiente.

Parqueo de bicicletas

Un valor nacionalista que también se valora en los daneses es su sentido de hospitalidad, al visitar a un danés te darás cuenta que siempre se preocupa por ser un excelente anfitrión, preparando los mejores platillos y bebidas, pero siempre recuerda que no debes llegar de imprevisto porque no les permites recibirte con las atenciones que acostumbran hacer. El hogar y la familia danesa son muy importantes, ellos suelen pasar las horas libres con sus familias y amigos, las casas son amplias, con jardines grandes para siempre ofrecer comodidad a sus invitados, por eso el término “Hygge” es importante para ellos porque significa sentirse cómodos y en paz con su entorno, disfrutando su ambiente más personal.

Servicio y trato amable