Los costarricenses o “ticos” son cálidos y amables. Siempre dispuestos a dar la mano o un beso. Si te invitan a una casa, obsequia a la anfitriona con flores, chocolates o algo típico de tu país. Y si te ofrecen comida debes aceptar aunque no sientas hambre.
Gentiles y encantadores, detestan decir “no”: prefieren decir “gracias”. La frase “¡Pura vida!” la usan para contarnos que todo va bien.
Adoran las fiestas y los fines de semana, por lo que la mayoría de las empresas permanecen cerradas sábados y domingos.

Carnaval de la ciudad de Limón

La mayoría de las fiestas populares son de origen religioso, por eso celebran fiestas patronales en todos los pueblos, pero hay otras que nacen a partir de un hecho histórico o popular devenido en leyenda, como La Llorona, El Cadejos, La Segua. La Carreta sin Bueyes.

Artesano en su taller
Famoso es el Carnaval de la ciudad Limón, celebrado en octubre. Pero San José se transforma en diciembre: la segunda y tercera semanas con el desfile navideño del Festival de la Luz, y los 15 días después de Navidad festejando el fin e inicio del año con las Fiestas de Zapote.
En carroza de fiesta
Las actividades más populares son las carreras de caballos, monta de toros, corridas de toros, ventas de comidas, carnavales, mascaradas y la elección de la “Tica Linda” (reina de la fiesta).