La gente en Chipre es muy amistosa con los extranjeros tanto dentro como fuera de los complejos turísticos. La mayoría de habitantes habla griego, pero no tienen problemas hablando inglés debido a que fueron colonia inglesa hasta 1960.

Ruinas Romanas Chipre

Por otro lado, la religión ortodoxa es una parte importante de su vida. Son comunes los ayunos, y los feriados obligatorios en días como la pascua ortodoxa (en abril) o el día de la epifanía (6 de enero). A pesar de ello, no importa cual sea tu credo, lo que más valoran es el respeto.

Chipre es un país por el cual han pasado muchas culturas. Prueba de ellos son sus tradiciones. Por ejemplo, el Kataklysmos —cuya fecha varía entre mayo y junio— es una fiesta ortodoxa que celebra el día del espíritu santo. Durante ese día la gente se baña en las costas de la isla. La costumbre viene de las épocas helénicas, cuando se recordaba el nacimiento de Afrodita en las costas de Chipre. Por otro lado, las danzas nacionales como la sousta tiene influencias de Creta, syrtos de Grecia, y el Zeibekiko de Turquía.

Danza tradicional Chipre

Las convenciones sociales son algo más formales, pero muy parecidas a las occidentales. El saludo lo puedes dar con un apretón de manos, pero es costumbre bajar la mirada en señal de respeto. Siempre deja que el anfitrión te presente. Recuerda que antes de poder usar el primer nombre de alguien, esa persona te debe dar su autorización. Cuando dejes una reunión debes despedirte de todos individualmente.

Chipriotas

No olvides que es de mala educación no aceptar un café o una refresco cuando te invitan. No llevar un obsequio —ya sea vino o pasteles— puede dejarte mal ante los anfitriones. Hablar sobre el conflicto turco-chipriota es una mala idea. Si manejas, evita tocar la bocina: los chipriotas hacen siesta de 1 a 4 de la tarde.