Cuando realizamos un viaje en avión por varias horas, lo más seguro es que si no viajamos de noche (esto facilita nuestra predisposición a dormir) nos podamos aburrir por más que tengamos el sistema multimedia del avión a nuestra disposición para escuchar o ver contenidos. No aburrirse en el avión termina siendo un desafío para cualquier viajero, pero, contamos con algunas sugerencias que nos permitirán divertirnos y sentir que el tiempo se ha pasado volando:

Dispositivos electrónicos. Aunque en varios momentos del viaje tendremos que apagarlos y solo podemos usarlos en modo avión (sin conectividad WiFi) podemos tener nuestro iPod o tableta electrónica con juegos, películas, libros y galerías musicales que nos mantengan entretenidos. No olvidemos cargar nuestra música favorita.

Leer/escribir. Ya sea en forma electrónica o en un libro, esta elección a parte de entretener nos dará que hacer por varias horas. Si administramos un blog, web, o simplemente gustamos de escribir, estas horas de viaje podemos dedicarlas a actualizar nuestros apuntes (si estamos llevando la portátil en el viaje, podemos utilizarla para estas actividades). Si no contamos con un libro podemos solicitar revistas o periódicos en el vuelo comercial.

Audiolibros/Películas. Ideal para quienes prefieren no tener la mirada fija en un punto, como tiene que ser al leer, y que quieren escuchar algo más que música. Con los audiolibros solo tendremos que relajarnos y escuchar. Es factible que tengamos a disposición un sistema multimedia personal en cada asiento o que coloquen una película para todo el vuelo, en ambos casos, esto nos mantendrá entretenidos por al menos un par de horas a más.

Sociabilizar. Si viajamos solos estas horas pueden ser una posibilidad de conversar y conocer otras personas, como nuestro compañera de asiento, es ideal comenzar una conversación amena y de temas generales. Con una agradable conversación no nos daremos cuenta del paso de las horas.